El expresidente de Perú, Alberto Fujimori, tiene prohibido participar en actividades políticas y, de hacerlo, podría perder el indulto humanitario que le fue concedido, advirtió hoy la Defensoría del Pueblo.

“El indultado tiene la obligación de no realizar actos iguales o similares que aquellos que permitieron la comisión de delitos. En el caso de Fujimori, no puede realizar actos políticos o públicos”, explicó el titular de la Defensoría, Walter Gutiérrez.

En conferencia de prensa, advirtió que el perdón presidencial podría ser revocado en caso de que Fujimori regrese a la vida política del país, pues demostraría que su salud no está tan deteriorada.

"La ley señala que la base de todo indulto es el informe médico. En consecuencia, si (Fujimori) se conduce como alguien que no está afectado de una enfermedad terminal, eso afecta la medida que se le otorgó", detalló Gutiérrez.

El exmandatario, que estaba preso por crímenes de lesa humanidad, fue indultado en diciembre pasado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, en una decisión duramente criticada en Perú.