La propuesta del precandidato presidencial de la coalición Todos por México contra la corrupción es una estrategia completa y no se parece en nada a la que presentó Morena, que apenas dedica una línea a la extinción de dominio, aclaró Mariana Benítez, una de las voceras del equipo de José Antonio Meade.

“Quien tenga el texto de una iniciativa y de otra podrá ver que no se parecen en nada y que además resuelven un problema de una manera muy distinta”, dijo Benítez Tiburcio en entrevista radiofónica con Jesús Escobar para Red FM 92.1.

Lamentó que con una calumnia en Morena pretendan descalificar la propuesta concreta contra la corrupción del candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en vez de percibirla como una actitud generosa de entrar a debate en el Congreso, que es donde se procesará la iniciativa.

Recordó que el planteamiento de Meade tiene tres puntos precisos, el primero de los cuales consiste en confiscar dinero, propiedades y bienes a quienes hayan cometido un acto de corrupción, a través de un proceso ágil de extinción de dominio.

En segundo lugar, anotó, se endurecen las sanciones económicas y de inhabilitación a servidores públicos que hayan cometido actos de corrupción, así como a personas físicas y morales.

El tercer aspecto es la certificación patrimonial obligatoria a funcionarios para que, más allá de las declaraciones Tres de Tres, un órgano certifique la evolución patrimonial de los servidores públicos para que corresponda el ingreso con la declaración de impuestos y de patrimonio.