El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ratificó, por unanimidad, la designación de Lizandro Núñez Picazo como titular de la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE).

Así resolvió el Pleno de la Sala Superior los recursos de apelación 790 y 791 interpuestos por los partidos Morena y Acción Nacional (PAN), a efecto de controvertir la designación de Núñez Picazo como titular de dicha Unidad.

El PAN y Morena consideraban que Núñez Picazo no cumplía con los requisitos de elegibilidad.

Sin embargo, al resolver los recursos de apelación, la Sala Superior del Tribunal Electoral consideró que el nombramiento de Núñez Picazo se apegó a derecho.

El magistrado Felipe Fuentes explicó que los cargos que a lo largo de su carrera ha ocupado Núñez Picazo no son impedimento legal para que ejerza la titularidad de la Unidad Técnica de Fiscalización.

Fuentes agregó que cuenta con la experiencia suficiente para ocupar el cargo de fiscalizador y su trayectoria profesional, en la que destaca haber sido consultor del Fondo Monetario Internacional.

Los magistrados de la Sala Superior estimaron infundados los agravios relativos a la falta de convocatoria pública y de entrevistas para realizar una evaluación, toda vez que la normatividad aplicable no exige tales extremos.

Respecto a la falta de dictámenes de otras dependencias, señalaron que se cumplió con lo dispuesto en el Reglamento Interior del INE, conforme al cual compete a la Dirección Jurídica elaborar los dictámenes para el nombramiento de los titulares de las unidades técnicas, lo que se llevó a cabo.

Por cuanto hace a que no se entregaron los documentos y anexos necesarios en los plazos previstos en el Reglamento de Sesiones del Consejo General responsable se considera que los agravios son infundados.

Sobre que Núñez Picazo incumplió con el deber de separarse de los cargos que ocupó en la Administración Pública cuatro años previos a su designación como titular de la Unidad Técnica de Fiscalización, el disenso se desestima porque la ley no prevé tal requisito de elegibilidad.

Tampoco asiste razón alguna a los apelantes respecto a que carece de experiencia, pues con la documentación que presentó al Consejo General responsable quedó demostrado que tiene conocimientos y experiencia y en materia de fiscalización que le permiten el desempeño de sus funciones.

Por otra parte calificaron de infundado el disenso en que se alega que se requiere que el funcionario designado sea miembro del Servicio Profesional Electoral Nacional, porque el mismo ejerce una función directiva y tiene el nivel de un director ejecutivo.

También calificaron como infundado el alegato de que derivado de que existió una relación jerárquica de supra subordinación entre el titular técnico de la Unidad de Fiscalización designado y el precandidato del PRI a la Presidencia de la República ello podría ocasionar un actuar indebido.

Lo anterior en principio porque no existe un actuar parcial, ya que el argumento se basa en cuestiones subjetivas que carecen de un posicionamiento sólido y de respaldo probatorio.