Con el propósito de recrear al convicto “James” de la mejor manera, el actor colombiano Diego Pacheco permaneció encerrado en su casa durante 27 días con lo mínimo para subsistir.

“La reunión de producción que teníamos se pospuso por un mes y llegando a mi casa sentía que me faltaba encontrar algo más de ‘James’, que me faltaba impregnarme. Entonces, con unos pesos en el bolsillo fui al supermercado, compré un par de provisiones y me encerré en mi casa durante 27 días”, platicó.

Admitió que su acción fue arriesgada, pero le permitió tener otra escala del estar privado de la libertad.

“A mi cuerpo y a mi mente les transmití otra información que tenía que ver con estar restringido de salir, de no poder comer las cosas que quieres. Me formé un itinerario y eso me ayudó un montón”.

Daniel Pacheco dijo que cuando prepara un personaje siempre trata de abordarlo de todas las maneras posibles para hacer su mejor interpretación.

“’James’ tiene un lado muy oscuro. Encontré la entrevista de un sicario que estaba en Bogotá y contribuyó a que me nutriera de muchas cosas. Ellos (los presos) se ven como una necesidad social, y a partir de ahí me llené de muchas sensaciones”, comentó en entrevista desde Argentina.

“También busqué muy leve en ‘Popeye’ (Jhon Jairo Velázquez), el lugarteniente de Pablo Escobar. No quería irme por ese lado, pero me sirvió por la impronta que mi personaje tiene con ‘Borges’ (Claudio Rissi))”.

Asimismo, el actor acudió a la Cárcel de Devoto en Buenos Aires. “Desafortunadamente no pude entrar, pero durante varias horas estuve rodeando y vi más allá de los presos, vi a las familias que estaban afuera. Es una sensación muy extraña”.

En lo que refiere a su entrenamiento físico, reveló que probó con arma de fuego, armas blancas y peleas callejeras.

Daniel Pacheco encarna a “James”, lugarteniente de “Mario Borges” y quien está a cargo de cuidar y alimentar a la chica secuestrada en la cárcel, hija de un importante Juez de la Nación.

“Conforme pasan los días, se va creando un vínculo entre ambos, podría ser como un Síndrome de Estocolmo. ‘James’ tiene una parte humana que se irá develando poco a poco; además, siente un odio absoluto por la Sub 21”.

Previo a ser elegido para este personaje, el actor reveló que preparó dos posturas de “James”, una en versión argentina y la otra en colombiano.

“No quería ser el típico colombiano paisa sino uno de Bogotá que habla distinto, con un lenguaje muy popular. Cuando llegué al casting lo hice con toda la personificación. Me corté el pelo, los dientes me los manché, las manos igual y traía un pantalón muy marginal.

“Pero ya estando ahí, no me animé y empecé a hacerlo como argentino y de repente se me salió algo en colombiano. Me dijeron que terminara y, entonces, desplegué todo mi lenguaje colombiano”.

Después de la audición tardaron mucho tiempo en llamarle. Incluso, pensó que no había hecho un buen papel hasta que lo contrataron pensando que un colombiano debía estar en la banda de “Borges” a fin de darle un peso importante.

“El marginal” ha recibido un sinnúmero de premios desde su estreno en junio de 2016 en Argentina y después como parte del catálogo de Netflix para 70 países.

“Seguimos pensando en cuál fue el éxito y hay muchas respuestas. Puedo decir que es una serie carcelaria diferente. Ya conocemos la atmósfera en estos lugares y, de alguna manera, podemos predecir lo que va a pasar gracias a todas las películas que hemos visto.

Pero en el caso de ‘El marginal’, indicó, “es diferente porque trata de ilustrar de otra manera la realidad que se vive en Latinoamérica. Abunda en el trasfondo de la libertad, en ese afán de ‘Pastor’ (Juan Minujín) por hacer lo que sea a cambio de obtener su libertad, de ese instinto de supervivencia”.

En su opinión, “El marginal” relata de una manera profunda y directa una situación social de la que no se puede ser ajeno y que se ilustra con diferentes matices y personajes.

“En cada capítulo dan ganas de resolver una inquietud del anterior. Todo ocurre muy rápido, hay mucha acción. Me gusta que todos los personajes tienen un lugar en la historia”, destacó.

Las locaciones de “El marginal” trascurrieron en una cárcel que desde hace más de 20 años está en desuso en Argentina.

“Alguna vez pensaron en demolerla pero no lo hicieron debido a lo histórico que significa y a su infraestructura. En ocasiones caminábamos y encontrábamos cosas que los presos habían dejado, como dedicatorias y fotos.

“Pasamos por calabozos que se develaban como salones de tortura y eso nos ponía en otro lugar, por lo que se nos facilitó más la tarea, estábamos en una atmósfera real y la energía te conlleva”.

Consideró que “El marginal” no es una denuncia, simplemente hace un retrato neutro y una opinión acerca de una corrupción que existe, de una realidad latinoamericana.

Narra la historia de “Miguel Dimarco (Juan Minujín), un ex policía que entra a la prisión de San Onofre como convicto, haciendo uso de una identidad falsa (Pastor) y con una acusación creada. Su misión es infiltrarse en una pandilla de prisioneros que opera desde el penal y que secuestró a la hija de un juez del país.

Ganadora del premio Martín Fierro 2017, la serie se estrenará el 30 de enero a las 21:00 horas por Universal Channel. Será la primera vez que el canal emite en la región una serie completamente producida y realizada en Latinoamérica.