La sobrepoblación en las cárceles de la Ciudad de México se redujo 70 por ciento, pues al cierre de 2017 se ubicó en 15.12 por ciento en comparación al 85.32 de hace cinco años, destacó la asambleísta Rebeca Peralta León.

De acuerdo con la también presidenta de la Comisión Especial de Reclusorios de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), hay una salida constante de personas privadas de su libertad por diversos factores, entre los que figuran el cumplimiento de sentencias, libertades anticipadas y el nuevo sistema penal acusatorio.

Ello, añadió la legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ha permitido que el sobrecupo en las cárceles capitalinas se haya reducido considerablemente.

Todo ello, dijo, durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera, quien al inicio de su administración, en 2012, tenía en el sistema carcelario a un total de 41 mil 610 reclusos con una capacidad para atender a 22 mil 453 internas e internos, lo que equivalía a 85.32 por ciento de sobrecupo.

La diputada local perredista precisó que al 31 de diciembre de 2017 había una capacidad instalada para atender a 24 mil 76 personas privadas de su libertad y la población carcelaria total ascendía a 27 mil 716, es decir, una diferencia de tres mil 640, lo que representa una sobrepoblación de 15.12 por ciento.

Sin duda, aseguró Peralta León, es una buena noticia que haya bajado el porcentaje de sobrepoblación porque ese fenómeno alienta conductas negativas como el hacinamiento, la violencia y la corrupción.

Sobre todo, abundó la perredista, pone en riesgo la integridad física, la salud y la vida misma de quienes están cumpliendo sentencias al interior del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México.

Consideró que durante el tiempo que permanecen en las prisiones de la ciudad, las internas e internos han tenido acceso a los programas sociales que ofrece el gobierno capitalino, hecho que posiblemente haya modificado una serie de conductas de las personas que viven al interior de las cárceles.