La delegación Iztapalapa informó que el parque hídrico La Quebradora, que infiltrará al subsuelo 68 millones de litros de agua al año, tiene 60 por ciento de avance en su construcción.

En un comunicado, la demarcación señaló que la obra, en la que se invierten más de 300 millones de pesos y que tendrá una duración de 500 años, tiene como objetivo infiltrar al subsuelo el agua en un complejo que también contará con un museo, corredor comercial, biblioteca, cafetería y área deportiva.

La jefa delegacional, Dione Anguiano Flores, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, y el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Manuel Perló Cohen, supervisaron el avance del parque hídrico, que beneficiará directamente a la zona de la Sierra de Santa Catarina.

Los titulares del gobierno delegacional y capitalino, así como el investigador de la máxima casa de estudios constataron la culminación de trazo, nivelación, construcción de muros, dragado de reservorios, así como la captación y conducción de agua pluvial.

Anguiano Flores subrayó que este parque será una obra pionera en el país, que beneficiará a cerca de 28 mil habitantes, fortalecerá la cultura del agua e involucrará a los ciudadanos en temas de suma importancia, como movilidad o recuperación del espacio público.

Durante las primeras cuatro fases de la obra, en las que se invirtieron 134 millones de pesos, trabajadores del gobierno delegacional retiraron 115 mil toneladas de escombro, 14 mil metros cúbicos de azolve.

También, colocaron 72 mil metros de tepetate para relleno y construyeron muros de piedra braza para delimitar los reservorios, lugar donde se almacenará el agua y se filtrará al subsuelo.

Para las siguientes fases y la consecuente culminación de la obra, se requiere una inversión de 205 millones de pesos, que serán destinados a la edificación, instalaciones, el concepto urbanístico y la construcción de una planta de tratamiento de agua residual.

En su participación, Miguel Ángel Mancera aseguró que la construcción de un pozo de extracción de aguas profundas y el parque hídrico La Quebradora son proyectos sociales que deberán ser recordados y emblemas de la actual administración.

“No recuerdo un proyecto en Iztapalapa que tuviera este soporte y alcance; hablamos de cuatro hectáreas donde habrá convivencia, un espacio cultural, donde se recuperó urbanísticamente el entorno y donde hay un beneficio de sustentabilidad para el medio ambiente”, declaró.

Reconoció la determinación de la jefa delegacional para llevar adelante este proyecto en el que se invierten recursos del Fondo de Aportaciones a la Infraestructura Social (FAIS), asignados a la demarcación, cuyo gobierno decide en que los emplea.

A su vez, el experto del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, Manuel Perló Cohen, remarcó que la construcción de La Quebradora, en Iztapalapa, significa la construcción del primer parque de esta naturaleza en México.

Detalló que La Quebradora, además de los servicios de esparcimiento, desempeñará funciones como la mitigación de inundaciones, principalmente en la avenida Ermita Iztapalapa y la colonia Santa María Aztahuacán, infiltrará agua de mejor calidad al acuífero de la Ciudad de México y tratamiento de aguas residuales.

“Hemos respetado el carácter de vaso regulador en La Quebradora; sin embargo, era un lugar que daba miedo, muy contaminado, que hemos transformado gracias al liderazgo de Dione Anguiano, quien decidió invertir en una obra que servirá a la Ciudad de México por 500 años”, relató.