El líder de la principal coalición de organizaciones hispanas de Estados Unidos, Héctor Sánchez Barba,  sostuvo hoy que el desenlace de la pelea presupuestal muestra que los demócratas carecen de “agallas” para confrontar el “extremismo” de Donald Trump.

Sánchez Barba, dirigente de la Agenda Nacional de Liderazgo Nacional Hispano (NHLA), señaló que la lección de la batalla presupuestal es que los grupos, los activistas y la comunidad deben mantenerse movilizados para presionar por una solución permanente para los beneficiarios del programa DACA.

“Los demócratas están demostrando que a lo mejor no tienen lo que se necesita (...) no tienen las agallas para pelear contra el extremismo de Trump”, dijo a Notimex Sánchez Barba, cuya coalición aglutina a las 45 agrupaciones latinas más influyentes de Estados Unidos.

El líder de los demócratas en el Senado, Charles Schumer, aceptó el pasado lunes los términos del líder republicano Mitch McConnel para financiar al gobierno hasta el 8 de febrero próximo, con la promesa de presentar en el pleno una solución al DACA si para entonces no hay un arreglo global.

“Vamos a seguir empujando, estamos presionando con todo a los demócratas para que no cedan ante este extremismo, porque creemos que va a tener unas consecuencias muy serias en las elecciones de medio mandato”, subrayó Sánchez Barba

La resolución temporal del gasto incluyó la extensión por seis años del popular Programa de Cobertura Médica Infantil (CHIP), pero dejó fuera la solución para el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Aunque inicialmente Schumer ofreció a Trump poner en la mesa la aprobación de 1.6 mil millones de dólares para el muro fronterizo, la víspera dejó en claro que la propuesta fue retirada de la mesa y que empezarán desde cero. Por Twitter, el mandatario replicó que sin muro no hay DACA.

“El país quiere ver que tenemos gente que está dispuesta a ponerle un alto a este presidente, un presidente que ya nos demostró cuáles son sus prioridades, un presidente que es una gran preocupación para la estabilidad democrática y para la democracia”, sostuvo Sánchez Barba.

Además del dinero para el muro, Trump planteó la necesidad de poner fin a la migración en cadena, eliminar la lotería de visas, destinar más recursos a la seguridad fronteriza y tapar otros "huecos" del sistema migratorio.

Si demócratas y republicanos no llegan a un acuerdo para el 8 de febrero, Estados Unidos podría ser escenario de un nuevo cierre del gobierno. Ambas partes deben también acordar el nivel de gastos de defensa y el paquete de emergencia por desastres naturales.

La resolución temporal fue aprobada con 81 votos a favor y 18 en contra. En total, 16 demócratas y dos republicanos votaron en contra del proyecto.

La Fundación Mexicano-Americana de Defensa Legal (MALDEF) realizó cuestionamientos similares no sólo a los demócratas, sino también a los republicanos.

“Aquellos, de ambos partidos, que votaron para capitular ante las peores manifestaciones de xenofobia que emanan de la Casa Blanca, tendrán que rendir cuentas a la comunidad latina ", indicó Thomas A. Sáenz, presidente y consejero general de MALDEF.

"A menos que (los legisladores) desarraiguen la terrible semilla que plantaron hoy, mediante la promulgación de protecciones justas y resistentes para la juventud inmigrante, cosecharán el torbellino de la reacción de la comunidad", añadió.