El presidente brasileño Michel Temer se comprometió hoy aquí en el marco del 48 foro Económico mundial a luchar contra la corrupción que consideró un “combate difícil”.

En un discurso dirigido al Foro de Davos, Temer reconoció que en Brasil “hay que librar un combate difícil, duro, contra la corrupción en el país”.

“Pero las instituciones funcionan en Brasil y tenemos una separación absoluta de poderes” agregó el mandatario ante las élites políticas y financieras de Davos.

Temer fue acusado el año pasado de los cargos de “corrupción pasiva, obstrucción a la justicia y participación en una organización criminal” recordaron medios europeos.

El presidente brasileño canceló de última hora la rueda de prensa que había convocado en Davos para este miércoles, día en el que en Brasil está juzgando por corrupción al ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva.