En la sexta ronda para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que se realiza aquí, Canadá y México deben mantenerse firmes en la cláusula “sunset” y en el Capítulo 19, coinciden analistas.

Bajo el principio de que es mejor no llegar a un acuerdo que firmar uno malo, Walid Hejazi, profesor asociado en la Escuela de Administración Rotman, de la Universidad de Toronto, dijo a Notimex que los socios de Estados Unidos no deben ceder a las propuestas proteccionistas de terminar el acuerdo cada cinco años ni de cancelar el capítulo de resolución de controversias.

“Lo mejor para salvar el TLCAN es hacer entender a los estadunidenses que ellos perderán también si se terminan los beneficios del acuerdo”, agregó el profesor, quien sugirió a los negociadores canadienses y mexicanos estar preparados para levantarse de la mesa si su contraparte estadunidense sigue siendo “irrazonable”.

El académico consideró que el recién ratificado y renombrado Acuerdo Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP), que firmarían en marzo los 11 países de la región pese a la salida de Estados Unidos, "es una buena estrategia”.

“Estados Unidos no es ahora el único 'juego' (…) queremos el TLCAN, pero no a cualquier precio”, aseveró.

Respecto a la posibilidad de que las renegociaciones se extiendan más allá de marzo, como fue previsto originalmente, Hejazi coincidió con las afirmaciones del secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, en el sentido de que pese a ser un año electoral el diálogo debe extenderse lo que sea necesario.

“El TLCAN es un acuerdo a largo plazo y no debería verse obstaculizado por un año electoral. Por lo tanto, si no hay un acuerdo en las próximas semanas, entonces sí, las negociaciones deberían posponerse, pero siempre habrá elecciones”, indicó en relación a que en Canadá también habría comicios federales en 2019.

La sexta ronda de negociaciones para modernizar el acuerdo trilateral continúa desarrollándose en esta ciudad francófona con una treintena de grupos de trabajo sobre temas como comercio agrícola, servicios financieros, textiles, comercio digital y empresas del Estado.

También se prevé que se pongan sobre la mesa contrapropuestas en reglas de origen, cláusula de extinción (“sunset clause”) y que se aborde el complicado tema del Capítulo 19, que Estados Unidos quiere cancelar y sustituirlo por tribunales en cada país.

En tanto, la representación de la Secretaría Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en Canadá informó que en el marco de la sexta ronda de renegociación del TLCAN, México busca un acercamiento agrícola con Quebec, la provincia francófona de Canadá.

México y Quebec tienen un comercio agrícola total de más de dos mil 805 millones de dólares estadunidenses al año, informó la dependencia con sede en Ottawa y agregó que ambas partes trabajan para abrir un vuelo agrícola entre México y Montreal.

La nueva delegada de Quebec en México, Stéphanie Allard Gómez, se encuentra en Montreal en el marco de las negociaciones trilaterales e informó que el comercio entre su provincia y México es de seis mil millones de dólares, lo que es seis veces más de lo que existía entre las dos entidades antes del TLCAN.

La delegada se reunió con el subsecretario de Comercio Exterior de México, Juan Carlos Baker, con quien habló de los beneficios del acuerdo trilateral.

Paralelamente a la sexta ronda de Montreal, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, acompañado de la canciller y jefa negociadora, Chrystia Freeland, y del ministro de Finanzas, Bill Morneau, realiza en el Foro Económico de Davos una intensa campaña a favor del libre comercio y las inversiones en Norteamérica.

Este miércoles encabezó una mesa redonda sobre la relación económica Canadá-Estados Unidos con una docena de representantes del sector privado estadunidense y con el presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York, Tom Farley, con quienes analizó cómo modernizar el TLCAN beneficiando a compañías y ciudadanos de ambos lados de la frontera.

En esta mesa redonda el presidente de UPS, David Abney, compartió que cada 22 paquetes que entran o salen de Estados Unidos crean un empleo en su compañía y se mostró convencido que puede haber una solución de ganar-ganar-ganar para que el TLCAN siga operando.

En el foro de Davos el ministro canadiense de Finanzas sostuvo un encuentro con su contraparte estadunidense Steve Mnuchin, según informó la cadena CBC.