Las Fuerzas Armadas de Filipinas (AFP) presentaron hoy una demanda ante el Departamento de Justicia contra un ciudadano español por posesión ilegal de armas de fuego y explosivos, así como presuntos vínculos con un grupo terrorista.

El acusado, identificado como Abdelhakim Labidi Adid, de 20 años de edad, fue detenido el lunes pasado por la noche en el municipio de Maluso, en la sureña provincia de Basilan, en compañía de un militante del grupo islamista Abu Sayyaf, a quien se le seguía la pista.

"Estaba con un compañero de Abu Sayyaf que era nuestro objetivo original", dijo el capitán Exequil Panti, comandante de las Fuerzas Especiales de las AFP en Basilan, luego de presentar la demanda, según reporte del diario The Times Manila en línea.

En declaraciones a la prensa, el responsable militar destacó que el joven español fue llevado al proceso de investigación ante los Fiscales Peter Ong y Rodan Parrocha, por posesión de armas y explosivos y presuntos vínculos con Abu Sayyaf, una organización extremista activa en Filipinas ligada al grupo Estado Islámico (EI).

En el auto en el que viajaba Labidi fueron encontradas dos granadas de mano, dos dispositivos de detonación, materiales para fabricar explosivos caseros y un rifle M-16, ocho mil 500 pesos filipinos (unos 138 euros), documentos de identificación y otros objetos personales. 

Panti dijo que el arresto de Adib se produjo después de que la decimocuarta Compañía de Fuerzas Especiales de la AFP descubriera que los sospechosos pasarían por el distrito de Maluso.

Representado por la Oficina del Fiscal General (PAO), el joven español negó de manera tajante todas las acusaciones en su contra y afirmó que proporcionaría pruebas para demostrar su inocencia.

El comandante de las Fuerzas Especiales de las AFP afirmó  que Abi ingresó a Filipinas con una visa de turista, que expiró el 8 de diciembre de 2017, por lo que lo convierte en un extranjero indocumentado en el país.