La reforma fiscal aprobada en Estados Unidos provocará un “tsunami” de conflictos fiscales a nivel internacional, anticipó la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

El subprocurador general de la Prodecon, Edson Uribe Guerrero, opinó que esta reforma está “hecha para los intereses estadounidenses”, pero habrá que ver cuáles son los efectos de la materialización de estos cambios.

En entrevista, en el marco de la reunión de la quinta reunión del Grupo Científico Viena: Disputas fiscales internacionales, aseguró que la reforma fiscal estadounidense provocará el surgimiento de disputas, “los conflictos surgirán”.

“Sin duda viene un tsunami de conflictos fiscales internacionales para tratar de evitar la doble tributación”, añadió, por lo que es necesario ser cauteloso en cuanto a los posibles efectos de la reforma fiscal en Estados Unidos.

Aclaró que la Prodecon no puede opinar en materia de política fiscal, pero como experta en administración tributaria, atenderá el planteamiento de cualquier contribuyente que tenga alguna duda relacionada con aspectos de administración tributaria derivada de la reforma fiscal de Estados Unidos.

“No es fácil hablar respecto de una reforma que lo mejor de sus efectos está por venir, queremos ser cautelosos para ver cómo se desenvuelve, y si hay algún efecto materializado indirectamente por autoridades mexicanas, podremos tener una postura, si no, se lo dejamos a los expertos de política fiscal, que es la secretaría de Hacienda”, añadió.

Expuso que los países están peleando fuerte en contra de planeaciones fiscales agresivas, como es el caso de las compañías Fiat, Starbucks, Amazon y Apple, que operaban en muchos países y en ninguno pagaban impuestos o la tasa era muy baja.

Lo que están haciendo ahora los países a nivel internacional es ponerse de acuerdo y compartir información para ver si empresas multinacionales como estas están pagando la cantidad de impuestos adecuada.

No obstante, vendrán disputas porque es posible que dos países quieran gravar la misma renta a un contribuyente y quieran quedarse ambos con ese dinero, pero como no hay un tribunal que defina esas circunstancias, es necesario diseñar mecanismos para facilitar las disputas, lo cual es el objetivo de esta reunión.

Uribe Guerrero destacó que México está llamando la atención porque a través de un procedimiento de mediación, denominado Acuerdos Conclusivos, está siendo capaz de resolver problemas tan complejos como los que existen entre fisco y contribuyente.

A nivel mundial, dijo, se acostumbra que este tipo de disputas (fisco-contribuyente) se resuelvan en tribunales, pero México a través de Prodecon apuesta a que las partes arreglen sus diferencias, se pongan de acuerdo en la apreciación de los hechos que generan este tipo de controversias y a la interpretación de la norma.

Esto coloca a México a la vanguardia en el diseño de medios de solución de conflictos, y por ello la Organización de las Naciones Unidas o instituciones académicas como la Universidad de Economía y Negocios de Viena están muy interesadas en lo que se está haciendo en el país.

Además de que Prodecon y los Acuerdos Conclusivos, junto con el trabajo de autoridades y contribuyentes, se consideren como una mejor práctica a nivel mundial para que cualquier otro país miembro de la ONU que le guste el modelo lo implemente a nivel doméstico.

Informó que desde que empezaron los acuerdos en 2014, a diciembre de 2017 la Prodecon ha recibido más siete mil 300 solicitudes para intervenir mediante esta figura, de las cuales en más de la mitad de los procedimientos se tienen concluidos.

El subprocurador general de la Prodecon resaltó que la mejor noticia es que de los asuntos que se concluyen, dos de cada tres encuentran un acuerdo.

“Esto es un mensaje porque en México ya estamos conscientes de que en los conflictos fiscales es mejor ponerse de acuerdo con bases legales, terminar en la auditoría el conflicto y no esperar a que el contribuyente tenga un crédito fiscal fortísimo, tenga que irse a tribunales y esperarse, tres, cinco, siete años para que se resuelva su problema”, apuntó.

Mencionó que los contribuyentes en México han tenido la confianza para pagar más de 20 mil millones de pesos a través de la mediación, dinero que no está pendiente en los tribunales sino que ya ingresó a la economía y el contribuyente tiene la certeza de que lo que paga a través de Acuerdos Conclusivos es una respuesta definitiva sin posibilidad revisión por parte de la autoridad.