La cadena hotelera “Motel 6” enfrenta una nueva demanda legal por presuntamente violar los derechos civiles de inmigrantes hispanos, al reportar a las autoridades federales de inmigración información personal de los clientes latinos hospedados en sus establecimientos.

La demanda fue interpuesta la víspera en una Corte Federal de Arizona por el Fondo para la Educación y Defensa Legal México-Americano (MALDEF).

La organización acusa a "Motel 6" y a su compañía operadora “G6 Hospitality LLC”, de divulgar información personal de los huéspedes a los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) sin una orden judicial o sospecha razonable de actividad criminal.

“La política o práctica de Motel 6 de divulgar información personal de los huéspedes a los agentes de ICE viola la Constitución de Estados Unidos, los estatutos federales de derechos civiles y los estatutos de Arizona”, señala la demanda.

La demanda fue presentada para obtener una declaración de que "Motel 6" viola las leyes federales y estatales, y para lograr medidas cautelares y conseguir el pago de daños y perjuicios.

Esta es la segunda demanda interpuesta contra "Motel 6" en lo que va de este mes, luego de que autoridades del estado de Washington también acusaran a la compañía de violaciones de las leyes estatales de protección al consumidor y antidiscriminación por parte de los empleados en seis ubicaciones de la hotelera.

En la demanda en Washington, "Motel 6" y sus empleados fueron acusados de divulgar nombres, fechas de nacimiento, números de licencia de conducir, números de matrícula y números de habitaciones de más de nueve mil huéspedes a los agentes de ICE, sin que existiera orden judicial para ello.

La divulgación de esta información provocó que al menos seis personas sospechosas de estar de manera indocumentada en Estados Unidos, fueran detenidos mientras se hospedaban en hoteles de la cadena.

En el caso de Arizona, la demanda de MALDEF identifica a ocho demandantes hispanos, que fueron detenidos y uno que fue deportado.

En uno de los casos, una madre de cuatro niños estadunidenses se registró en el “Motel 6 Black Canyon”, al norte del centro de Phoenix, a fines de junio de 2017 y fue despertada en la madrugada por tres agentes de ICE que golpearon su puerta y se identificaron a sí mismos como "policías".

Según la demanda, los agentes inicialmente la amenazaron con separarla de sus hijos y luego le dijeron que se presentara en una oficina local de ICE en cuestión de días. La demanda dice que luego la colocaron en un proceso de deportación.