El secretario de Educación Pública (SEP), Otto Granados Roldán, tomó protesta a Rodolfo Tuirán Gutiérrez, como subsecretario de Educación Superior, y a Silvia Ortega Salazar, como subsecretaria de Educación Media Superior.

Ambos funcionarios coincidieron que el gran reto y pendiente es a abatir el abandono escolar, sobre todo en educación media superior o bachillerato, para impulsar y concretar la conclusión de la educación obligatoria en el país.

Tuirán Gutiérrez, quien hasta el día de ayer fungió en esta dependencia como subsecretario de Educación Media Superior, y hoy asume como subsecretario de Educación Superior, puesto que ejerce por segunda ocasión, destacó que en las 43 semanas que quedan de este gestión gubernamental se compromete a atender los asuntos prioritarios en la materia.

"A pesar de que sólo restan 43 semanas de trabajo, aún hay tiempo suficiente para colocar los cimientos de algunas transformaciones deseadas", dijo.

Informó que en el país cuenta con un extraordinario acervo de tres mil instituciones de Educación Superior activas. Gracias al esfuerzo que realizan todas esas instituciones, la educación terciaria registro en el último ciclo escolar una cobertura equivalente a más del 38 por ciento de la población de 18 a 22 años de edad.

Dijo que el avance ha sido significativo en este nivel, igual que en el bachillerato, así como en materia de equidad, lo que debe continuar para la construcción de una nación más prospera e incluyente.

Señaló que es necesario acordar compromisos y esfuerzos con cada uno de los actores relevantes en educación superior, para tener cada vez más metas viables y brindar certidumbre a la sociedad de que la inversión en enseñanza es incuestionablemente provechosa y gestionada con transparencia.

Destacó que los retos en este nivel educativo, son la transformación y el fortalecimiento de las escuelas normales, la mejora significativa del proceso de títulos y expedición de cédulas profesionales, la identificación de opciones y soluciones para aquellas universidades públicas estatales con problemas estructurales.

La doctora Silvia Ortega, quien fungía como directora del Colegio de Bachilleres, afirmó que el conocimiento sistemático y riguroso sobre actores y procesos está en la base del diseño y las políticas y de los programas que ahora en el marco de la reforma educativa evidencian avances relevantes, al tiempo que permiten identificar los grandes desafíos de la educación media superior.

Reconoció que se tienen deudas y obligaciones con los adolescentes y sus familias, con aquellos que truncan la transición de la secundaria al bachillerato, con quienes se atienden en condiciones de precariedad, con aquellos que abandonan tempranamente el ciclo de estudios y con quienes desean regresar a concluir la educación obligatoria.

"Indudablemente, el abandono escolar en la educación media superior nos duele y nos interpela, porque revela que nuestro sistema educativo aún no logra hacer de las trayectorias escolares procesos exitosos, gozosos y gratificantes.

Dijo que el objetivo central en cada uno de nuestros planteles y en todos los subsistemas, es que los alumnos no abandonen la aulas, y si estas fuera las circunstancias, los esfuerzos como maestros y directivos es reincorporarlos y como padres propiciar que siempre exista la oportunidad adecuada para concluir el ciclo, concluyó.