El presidente del Congreso Judío Europeo, Moshe Kantor, pidió a los europeos no permitir que el racismo y el antisemitismo se conviertan en algo normal conforme se pierde la memoria del Holocausto con la muerte de los últimos sobrevivientes de la tragedia causada por los nazis.

“Partidos racistas y antisemitas marchando por las calles de nuestras capitales y ocupando sillas en nuestros parlamentos y gobiernos son algo que no debe volver a ocurrir en el continente europeo”, defendió Kantor en un discurso marcando el Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas del Holocausto.

“Lo que una vez fue tabú no debe volver a ser la norma en Europa”, insistió durante una ceremonia organizada por el Parlamento Europeo (PE), en Bruselas.

Kantor acredita que la memoria directa del Holocausto, preservada por los sobrevivientes de la tragedia, “ha inmunizado a la sociedad europea de las peores manifestaciones de antisemitismo” en los años que sucedieron a la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

“Sin la memoria directa de los sobrevivientes del Holocausto, nos olvidamos y todos los tabúes se rompen”, advirtió.

Varios países europeos han experimentados en los últimos años un ascenso de partidos nacionalistas con discursos xenófobos, racistas y antisemitas, como el belga N-VA o el austríaco FPÖ, que forman parte de la coalición gubernamental en sus respectivos países.

En ese contexto, el líder judío pidió que la Unión Europea (UE) “muestre con urgencia que defenderá sin descanso el pluralismo y el estado de derecho”.

El Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas del Holocausto se celebra desde 2005 cada 27 de enero, coincidiendo con la fecha de la liberación por las tropas soviéticas, en 1945, del más grande campo de concentración nazi, Auschwitz-Birkenau, en Polonia.