Un clan de Cosa Nostra, la mafia siciliana, fue desarticulado hoy con el arresto de 40 personas en la provincia de Messina, Sicilia, informaron las fuerzas del orden.

En un comunicado el cuerpo de carabineros dijo que la operación, denominada Gotha 7, fue coordinada por la Dirección Distrital Antimafia de Messina y ejecutada a primera hora de este miércoles.

Precisó que 10 de los acusados ya estaban encarcelados por otros motivos y que otras 30 personas fueron capturadas en varios pueblos de la zona.

Indicó que fue desarticulado el llamado clan de los “barcellonesi”, que controlaba la localidad de Barcellona Pozzo di Gotto, en la costa tirrénica de la provincia de Messina, considerado muy peligroso.

Los detenidos fueron acusados de asociación mafiosa, extorsión, robo, transferencia fraudulenta de valores, posesión de armas y violencia contra empresarios que se negaban a pagar las extorsiones.

Entre los arrestados estuvo Francesco Salamone, un concejal de la localidad de Terme Vigliatore, además de Antonino Merlino, condenado en el pasado por el asesinato de un periodista.

Según los medios, la policía contó con la colaboración de los exmafiosos Carmelo D’Amico, arrestado en 2009, Salvatore Campisi, Franco Munafó y Alessio Alesci, también recluidos desde hace varios años.

Los investigadores documentaron al menos 30 casos de extorsiones ejecutadas con el mismo método: los mafiosos primero lanzaban botellas de gasolina contra los negocios de empresarios y comerciantes, a los que luego contactaban para exigirles el pago del “pizzo” (extorsión mafiosa).

Otras técnicas eran el robo directo y la infiltración en las obras públicas, en las que el clan imponían a constructoras bajo su control.

Durante el operativo fueron descubiertos dos arsenales y confiscadas numerosas armas, algunas de grueso calibre, informaron los carabineros.

Indicaron que en la última década han sido arrestados 160 mafiosos en la misma localidad.

“Pese a las anteriores operaciones en la misma zona, la organización mafiosa se mantenía en el territorio”, reconoció el fiscal de Messina, Maurizio De Lucia, que coordinó las investigaciones.

Por su parte, el jefe de la policía local, Mario Finocchiaro, lamentó “la escasa colaboración de las víctimas de las extorsiones” y exhortó a empresarios y comerciantes a una mayor colaboración con las autoridades.