.- La Procuraduría General de la República (PGR) expresó que los términos trata de personas y tráfico de personas migrantes han sido usados como sinónimos, pero se refieren a conceptos diferentes.

En un comunicado, emitido a través de la subdelegación de la Fiscalía, citó que el protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire define el tráfico de personas como "la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un estado".

Agregó que en dicho estado, esa persona no es nacional o residente permanente, además de que el promotor de dicha acción, "tiene el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material". (Artículo 3, inciso a).

Expuso que facilitar que una o más personas crucen fronteras sin cumplir los requisitos legales o administrativos, con el fin de obtener directa o indirectamente un beneficio financiero u otro de orden material, constituye un delito.

Agregó que a veces el delito de trata de personas comienza con el tráfico de migrantes.

Por otra parte, la PGR señaló que la trata de personas es un fenómeno que violenta gravemente los derechos humanos de millones de personas alrededor del mundo.

Describió que el Protocolo de Palermo define la trata de personas como "la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza".

"Además de otras formas de coacción, al rapto, fraude, engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación", agregó.

Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos". (Artículo 3, inciso a).

Ante esta situación, la Fiscalía federal invitó a los ciudadanos a cuidarse y también a cuidar a su familia, por lo que si alguien considera que está frente a una probable situación de trata de personas o sabe de alguien que sea víctima, debe buscarse ayuda y denunciar.