Estudiantes y egresados del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y de la Universidad de Guadalajara (UdeG) desarrollan una aplicación para aprovechar la comida que desechan hoteles, restaurantes y comercios.

Aunque se produce comida suficiente para alimentar a toda la población mundial, 815 millones de personas tienen hambre, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Conocer esta situación llevó a Carolina González Franco, egresada de Diseño del ITESO, a vincularse con el equipo integrado por Emiliano Centenero Gutiérrez y a Óscar Ángel Cárdenas Aguilar, estudiantes de Ingeniería en Empresas de Servicio e Ingeniería en Sistemas Computacionales, respectivamente.

Así como con Leopoldo Misael López de Alba, egresado de Informática de la Universidad de Guadalajara, para buscar una solución a este problema.

“El saber me comprometió”, cuenta González al explicar las razones por las que decidió participar en el desafío “Alimento para todos”, que lanzó el Departamento de Proyectos Sociales del Gobierno Municipal de Zapopan, por medio de la edición 2017 de Reto Zapopan.

Centenero Gutiérrez comentó que en el Centro de Enseñanza Técnica Industrial (CETI) Colomos, institución en la que cursó la preparatoria, se dio cuenta de la cantidad de alimento que se desperdiciaba tanto al interior de la institución como en los puestos de comida que están en los alrededores.

“Nos dimos cuenta de las necesidades que tienen muchas personas que no tienen las mismas oportunidades que nosotros. Podemos ayudar a cambiar su realidad”, aseguró.

Tanto González, con su proyecto “Ruta de acopio”, como el equipo integrado por Emiliano, Óscar y Leopoldo con su iniciativa “Comida compartida”, fueron los ganadores en Reto Zapopan, en diciembre pasado.

“Carolina era de un equipo y todos los demás éramos otro. La propuesta de Caro tenía un enfoque más social y de sensibilización. La nuestra era más técnica”, explicó Centenero.

“Complementamos, formamos un equipo y generamos una idea”, agregó la egresada de Diseño sobre el proyecto Sí Comparto (http://www.sicomparto.com/), con el que buscan reducir el desperdicio de alimentos y hacerlos llegar a quienes los necesiten.

El proyecto demanda tener una base de datos de hoteles, restaurantes o comedores industriales con los alimentos que tienen disponibles para donar y hacerlos llegar a distintas asociaciones civiles.

Sí Comparto ha pasado por distintas etapas en las que el equipo se ha enfrentado con problemas como encontrar donadores o la logística del transporte del alimento, comentó Cárdenas.

“Ya tenemos una alianza con el Banco Diocesano de Alimentos de Guadalajara, ellos ya tienen la infraestructura, entonces cuando sea una gran carga de alimentos se les asigna directamente a ellos”, destaca el estudiante de Ingeniería en Sistemas Computacionales.

En Reto Zapopan los jóvenes ganaron la incubación del proyecto y el viaje para uno de ellos a Campus Party Brasil, pero están buscando “canjear” el costo de ese boleto para usarlo en otras necesidades que tienen para continuar con el proyecto.

Entre otras cosas, darse de alta como una Asociación Civil, registrar el trabajo ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) y desarrollar la plataforma.

El proyecto ya cuenta con una campaña en Donadora (https://donadora.mx/projects/sicomparto/) con la intención de ayudarse a financiar los gastos de operatividad para que la plataforma comience a funcionar.

“En México hace falta el emprendimiento social. Hace falta que la gente se comprometa con causas para ellos mismos porque si no nos apoyamos entre nosotros no va a pasar. Necesitamos entender que las cosas no van a cambiar si no hacemos algo para que cambien”, afirmó González.