El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, defendió hoy aquí el “derecho” del líder independentista Carles Puigdemont a ser investido otra vez como presidente del gobierno regional de Cataluña, pese a encontrarse exiliado en Bruselas para eludir un juicio en España.

“Puigdemont tiene todo el derecho a ser investido presidente y deseamos que se pueda hacer con total normalidad”, dijo Torrent, luego de reunirse en esta capital con el cabeza de lista de la formación Junts per Catalunya.

No obstante, Torrent dejó en claro que su objetivo principal es tener “desde el minuto uno” un “gobierno que gobierne”, para evitar que Madrid prorrogue la aplicación del artículo 155 de la Constitución española, que determina la intervención del Estado en la región autonómica.

En una rueda de prensa improvisada tras la cita, Puigdemont pidió que el gobierno español garantice las condiciones para que pueda ser investido presidente, a fin de “respetar el mandato” concedido por los electores catalanes en los comicios del pasado 21 de diciembre, en los que las formaciones independentistas conquistaron mayoría absoluta en el Parlamento.

“Nos hemos conjurado para ser fieles a lo que ha votado la mayoría de catalanes: que yo sea presidente. Vamos a intentar respetar el mandato del 21D. El Estado español debería retirar todos los elementos de anormalidad”, urgió.

Para ello, Puigdemont dijo contemplar “otros caminos” alternativos a una investidura presencial.

El gobierno español intentó obstaculizar el encuentro entre los dos líderes independentistas ordenando el cierre temporal de la delegación de la Generalitat ante la Unión Europea, donde debería tener lugar la reunión, finalmente celebrada en la sede de la coalición socialista y liberal European Free Alliance.

El presidente del Parlamento catalán dijo que ordenará a los servicios jurídicos de la institución analizar la situación que, a su juicio, “vulnera derechos fundamentales”.

“No es normal que no haya podido utilizar con normalidad las instalaciones del gobierno en Bruselas. Es muy grave que Rajoy no responda a la oferta de diálogo y nos impida reunirnos”, afirmó.