La Comisión Europea (CE) impuso hoy una multa de 997 millones de euros (mil 23 millones de dólares) al fabricante estadunidense de chips informáticos Qualcomm por prácticas ilegales para afirmar su posición en el mercado.

Bruselas acusa a la compañía de haber pagado “millones de dólares” al gigante informático Apple entre 2011 y 2016 para que la compañía no se aprovisionara junto a sus competidores.

“Estos pagos no eran simples reducciones de precios. Se hacían a condición de que Apple utilizara exclusivamente los “chipsets” (circuitos integrados auxiliares) de banda de base de Qualcomm en todos sus iPhones e iPads”, afirmó en rueda de prensa la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

De esa manera, Qualcomm impidió la competencia y “privó a consumidores y empresas de más opciones de elección y de una mayor innovación en un sector caracterizado por la fuerte demanda y el fuerte potencial para las tecnologías innovadoras”, agregó la comisaria.

Documentos obtenidos por la CE revelan que Apple tenía interés en adquirir parte de sus “chipsets” de banda de base junto a Intel, pero el acuerdo pasado con Qualcomm le empujó a no hacerlo hasta septiembre de 2016, cuando expiró el pacto.

Qualcomm es el primer fabricante mundial de "chipsets" de banda de base LTE, con cuotas de mercado del 90 por ciento, por lo que su estrategia constituye un abuso de posición dominante.

La tecnología permite a los smartphones y tabletas conectarse a las redes celulares y se emplea tanto en los servicios vocales como en la transmisión de datos.