El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, descartó hoy que le preocupe el testimonio de su procurador general Jeff Sessions ante el fiscal independiente Robert Mueller, que investiga la presunta injerencia electoral rusa, e incluso señaló que no ha abordado el tema con el funcionario.

“No estoy preocupado. Para nada”, señaló Trump ante reporteros al ser consultado sobre el interrogatorio a que fue sometido Sessions, como parte de la investigación sobre la posible colusión de funcionarios de su campaña electoral con personeros de Rusia, en vísperas de los comicios de 2016.

La comparencia del procurador ante el fiscal Mueller precedió al interrogatorio al que fue sometido el año pasado el exdirector de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, dentro de la misma pesquisa.

Durante un breve intercambio con periodistas en la Oficina Oval de la Casa Blanca, Trump desestimó reportes de prensa en el sentido de que el actual director del FBI, Christopher Wray, habría amenazado con renunciar ante las presiones de Sessions para que haga cambios en su equipo.

De acuerdo con los reportes periodísticos, Sessions habría insistido en particular en el despido del número dos del FBI, Andrew McCabe, quien han sido blanco de repetidos ataques por parte del mandatario.

“Él (Wray) no lo hizo, ni siquiera un poco. Él va a hacer un buen trabajo”, dijo Trump al ser consultado al respecto.

Por su parte, la vocera presidencial Sarah Sanders dijo que la Casa Blanca tiene confianza en Wray “100 por ciento”, pero no pudo explicar la base sobre la cual el mandatario aseguró que éste no había amenazado con dejar el cargo.