Un conductor de Uber fue arrestado y acusado de violar a mujeres intoxicadas cuando usaban su servicio de transporte en California, reportaron hoy autoridades locales, que identificaron al detenido como el indocumentado mexicano Alfonso Alarcón Núñez.

El chofer, de 39 años, llevaba a las mujeres a sus casas, pero en el camino las agredía sexualmente y les robaba objetos como celulares, joyas y computadoras portátiles, indicaron autoridades policiales tras una extensa investigacion.

Las autoridades descubrieron que Alarcón Núñez recolectó sus pagos a través de la aplicación de teléfono inteligente con la que disfrazó su identidad y sus registros de Uber.

El conductor fue identificado a partir de pruebas de ADN y arrestado la semana pasada en su casa en Santa María, California, y ahora enfrenta 10 cargos criminales, incluida la violación de una víctima intoxicada y robo en primer grado, explicó el fiscal del condado de San Luis Obispo, Dan Dow.

El detenido se declaró inocente de todos los cargos en su audiencia de acusación formal y permaneció recluido en la cárcel del condado de San Luis Obispo, con una fianza de un millón 470 mil dólares. Su comparecencia ante la corte esta fijada para el próximo 29 de enero.

Los detectives buscan testigos potenciales y tratan de determinar si hay más víctimas en los condados de San Luis Obispo y Santa Bárbara, donde Alarcón Núñez laboraba para Uber desde septiembre del año pasado, dijo Dow.

Alarcón Núñez también es conocido con el nombre de "Bruno Díaz", y su nombre de usuario de la telefonía celular era "Brush Bat", dijeron los fiscales. Las autoridades dijeron que Alarcón Núñez no siempre conducía para Uber cuando recogió mujeres.

A veces los conductores en automóviles estacionados afuera de bares o restaurantes "saltan delante del conductor real de Uber y llevan a alguien inocente a su casa. Y esa es una forma de poner a alguien en riesgo, y en este caso eso es exactamente lo que se supone que sucedió", dijo el fiscal Dow.