En la sesión de este martes el peso cerró con una depreciación de 0.20 por ciento o 3.7 centavos, cotizando en alrededor de los 18.72 pesos por dólar, luego de que el tipo de cambio tocó un máximo de 18.87 pesos por unidad.

De acuerdo con Banco Base, la paridad del peso-dólar enfrentó presiones al alza durante la jornada, debido a que el gobierno de Estados Unidos retomó su retórica proteccionista.

La depreciación del peso también se derivó del incremento en la incertidumbre relacionada con el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en el marco de la sexta ronda de pláticas que inició hoy en Montreal, Canadá.

Ello, debido a que la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles sobre lavadoras residenciales de gran capacidad y paneles o módulos solares, envía el mensaje de que la administración del presidente Donald Trump tiene preferencia por políticas proteccionistas.

No obstante, la moneda mexicana logró recortar sus pérdidas, gracias a los comentarios de Trump, quien dijo que las conversaciones sobre la modernización del tratado comercial trilateral “se están moviendo bastante bien”.

Las presiones a la baja para el peso también se derivaron de los comentarios del secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, quien en una entrevista en Davos, Suiza, declaró que es probable que las negociaciones sobre la renovación del TLCAN continúen a pesar de las elecciones presidenciales que se realizarán en julio de este año.

En materia de indicadores económicos, esta mañana se dio a conocer en México el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) del mes de noviembre, el cual registró un crecimiento anual de 1.7 por ciento en cifras ajustas por estacionalidad, avanzando de forma mensual a una tasa de 0.7 por ciento.

Lo anterior es consistente con una reactivación de la actividad económica del país durante el cuarto trimestre, y eleva la posibilidad de que se observe una tasa de crecimiento trimestral positiva para el mismo periodo.

La estimación oportuna del crecimiento económico de México para el último trimestre de 2017 se dará a conocer el 30 de enero.

Asimismo, el Departamento de Comercio Exterior de Estados Unidos decidió aplicar un impuesto de 20 por ciento sobre las primeras 1.2 millones de lavadoras de gran capacidad importadas por Estados Unidos.

Además una tarifa de 50 por ciento sobre las unidades siguientes en respuesta a las demandas de la empresa estadunidense Whirpool, ante las prácticas comerciales injustas realizadas por las empresas surcoreanas LG y Samsung.

Por su parte, en atención a las demandas de las empresas Suniva y SolarWorld, Estados Unidos decidió aplicar un impuesto de 30 por ciento sobre los paneles y módulos solares importados.

En ambos casos, el Departamento de Comercio de ese país determinó que las tasas de impuestos aplicables disminuirán hasta una tasa de 40 por ciento para el caso de las lavadoras, y hasta 15 por ciento para el caso de los paneles solares, y los recortes en las tasas de impuestos a la importación se aplicarán de forma anual hasta 2021 y 2022, respectivamente.

De acuerdo con datos del US Census Bureau, hasta noviembre del año pasado Estados Unidos importó de México 144 millones de dólares en lavadoras residenciales con capacidad mayor a los 10 kilogramos, así como 228 millones de dólares en paneles o módulos solares.

En conjunto, estos productos representaron 0.1 por ciento del total de exportaciones que México envió hacia ese país, según cifras obtenidas hasta noviembre de 2017.

En este contexto, el dólar libre cerró este martes hasta en 19.12 pesos a la venta, seis centavos más respecto a la jornada previa, y en un precio mínimo de 17.70 pesos a la compra en bancos de la capital del país.