De los migrantes detenidos en México que son originarios de Honduras, El Salvador y Guatemala, 54 por ciento identificó a la violencia y el miedo como la principal razón para no querer regresar a su país, informó la organización Amnistía Internacional.

De acuerdo con su más reciente informe sobre la situación de las personas centroamericanas solicitantes de asilo en México, en el que entrevistó a 500 migrantes, 84 por ciento de las personas detenidas por autoridades mexicanas no querían volver a su país de origen.

En tanto que 35 por ciento refirió que tiene amenazas personales directas contra su vida, dio a conocer este martes el organismo internacional que señaló que dichos países denominados como el "Triángulo Norte", sufren una situación de violencia generalizada.

La investigadora para México de la oficina regional de Amnistía Internacional, Madeleine Penman, indicó que de acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), se calcula que cada año más de cinco mil personas cruzan de manera irregular la frontera sur de México.

Refirió que en muchos casos las autoridades migratorias mexicanas obligan a regresar a sus países a las personas de dichas naciones, sin tomar en cuenta los riesgos para su vida y su seguridad.

Indicó que Amnistía Internacional observó que 40 por ciento de las respuestas de 297 personas que habían sido detenidas por el Instituto Nacional de Migración (INM) aportaban indicios sólidos de que se había producido devolución. Los testimonios eran de personas que habían solicitado asilo de manera explícita o expresado temor por su vida en su país de origen.

Sin embargo, la especialista destacó la implementación del Programa de Alternativas a la Detención desde agosto de 2016, por parte del Instituto Nacional de Migración (INM), es una prometedora novedad en la materia.

Madeleine Penman consideró que aún hay tiempo para dejar una huella positiva en esa materia si se institucionaliza el programa referido, mediante su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Según el informe del organismo internacional, 75 por ciento de las personas detenidas por las autoridades migratorias nacionales no habían sido informadas de su derecho a solicitar asilo en México a pesar de que la legislación mexicana dispone expresamente que se haga.

De igual manera, el estudio, efectuado entre mayo y septiembre de 2017, precisa que hasta la mitad de las personas que entran de forma irregular en México podrían tener derecho a protección internacional como refugiados, pero en realidad sólo unas pocas piden protección.

En el informe se recomienda hacer una revisión de los procedimientos de identificación que aplica el INM, la cual garantice que las personas migrantes en situación irregular que son detenidas, sean debidamente informadas de su derecho a solicitar asilo en México, además de garantizar su acceso sin restricciones a los procedimientos de asilo.

A las autoridades migratorias les sugirió implementar un sistema productivo de identificación que mejore el reconocimiento de posibles solicitantes de asilo en los primeros momentos de contacto, y mejorar los procesos para la coordinación interna, además de evitar descuidos que posibiliten deportaciones ilegales.