Los menores extranjeros que llegan a Italia sin una familia no pueden ser rechazados y tienen los mismos derechos de protección reconocidos a los menores italianos y de otros países de la Unión Europea, según la nueva normativa en la materia explicada hoy en una conferencia sobre el tema.

“Italia ha sido recientemente dotada de un modelo de acogida atento a las exigencias de los menores y que confirma su derecho a ser representados y a la integración”, dijo el subsecretario de Justicia, Cosimo Maria Ferri.

Al concluir en Roma la conferencia “Salvaguarda de Menores Extranjeros No Acompañados”, organizada por la Ong “Telefono Azzurro”, recordó que tras varios años de estancamiento, en 2017 fue aprobada por el Parlamento la nueva ley en la materia, que representa el primer texto del tipo en una nación de la Unión Europea.

La normativa garantiza a los menores extranjeros que llegan sin la compañía de un adulto una visa de estancia y el derecho a la educación y a la asistencia sanitaria. “Con la ley fue introducido el principio general de prohibir el rechazo de menores en la frontera”, señaló Ferri.

Además, dijo que los niños y adolescentes llegados a Italia sin familia pueden acceder al sistema de protección para solicitantes de asilo y refugiados. Según datos oficiales, en 2016 llegaron a Italia 25 mil 850 menores extranjeros no acompañados, más del doble respecto a los 12 mil 360 de 2015.

Las nuevas reglas establecen la posibilidad para los menores de permanecer bajo tutela de los servicios sociales hasta los 21 años de edad, y premiar a quienes emprendan procesos de formación e integración.