– Las evidencias muestran que la legalización de la marihuana está funcionando hasta ahora en las entidades estadunidenses que han autorizado su venta, posesión y consumo, de acuerdo con un reporte emitido hoy por la organización “Drug Policy Alliance” que promueve reformar la política antidrogas en este país.

El reporte “De la prohibición al progreso: un informe de estado sobre la legalización de la marihuana”, sostiene que la descriminalización de esta droga “está teniendo un efecto positivo en la salud y seguridad pública”.

“El consumo de marihuana entre los jóvenes se ha mantenido estable en los estados que la han legalizado y estas entidades “están ahorrando dinero y protegiendo al público al regular de manera integral el uso de la marihuana para adultos”, señaló.

El reporte se emite un día después de que el gobernador republicano de Vermont, Phil Scott, promulgara una iniciativa que legaliza la posesión y consumo de marihuana recreativa en esa entidad.

Vermont es la novena entidad en legalizar la venta y consumo de marihuana recreativa, pero es la primera en hacerlo a través de una decisión legislativa luego de que el senado estatal aprobó despenalizar la droga.

De acuerdo con el informe, el éxito registrado en estas entidades “probablemente haya contribuido a los niveles históricamente altos del apoyo público a la legalización de la marihuana en Estados Unidos, que ha crecido constantemente a un máximo histórico del 64 por ciento”.

El reporte sostiene que las detenciones y procesos judiciales por la posesión, el cultivo y la distribución de la marihuana se han desplomado desde que los votantes legalizaron la marihuana para adultos en las ocho entidades antes de Vermont, incluyendo Colorado, Oregón, Washington, Alaska, Nevada, Maine, Massachusetts y California, además de Washington, D.C.

“Estos estados han ahorrado millones de dólares y han impedido la criminalización de miles de personas”, aseguró el reporte.

Los arrestos por conducir bajo la influencia del alcohol y otras drogas han disminuido en Colorado y Washington, los primeros dos estados en legalizar la marihuana. Al mismo tiempo, los estados están excediendo sus estimaciones de ingresos de marihuana y llenando sus arcas con cientos de millones de dólares, por pago de impuestos en la venta.

El informe ofrece datos precisos de la disminución de arrestos por marihuana en cada una de las entidades que han legalizado esta droga y que se ubican desde un 98 por ciento en Washington hasta un 88 por ciento en Colorado.

El reporte evidencia también que el consumo de marihuana entre los jóvenes no ha aumentado. Los índices de consumo se han mantenido estables en los estados que la legalizaron para mayores de 21 años.

Apunta además a que la legalización de la marihuana está vinculada a tasas más bajas de daño relacionado con los opiáceos.

En los estados con acceso a marihuana medicinal, las tasas de mortalidad por sobredosis son casi un 25 por ciento más bajas que en los estados sin acceso legal a la marihuana, y las reducciones en las tasas de mortalidad por sobredosis se fortalecieron con el tiempo.

"La criminalización y persecución de la marihuana han sido un derroche masivo de dinero y han perjudicado de manera desigual a las comunidades negras y latinas", dice Jolene Forman, abogada de la Drug Policy Alliance.

"Este informe muestra que la legalización de la marihuana está funcionando. Los estados están protegiendo efectivamente la salud y la seguridad pública a través de regulaciones integrales, señaló Forman en una teleconferencia con reporteros este martes.

También destaca el reporte que los ingresos fiscales por marihuana están excediendo las estimaciones iniciales. Las ventas en Washington generaron 315 millones de dólares en ingresos fiscales en el año fiscal 2016-2017 y casi 600 millones de dólares para Colorado desde que comenzaron las ventas el 1 de enero de 2014.

The Drug Policy Alliance indicó en el informe que más entidades “deberían aprovechar los éxitos de la legalización de la marihuana y las políticas avanzadas para reparar los daños racialmente dispares de la guerra contra las drogas”.

La organización ha lanzado campañas para legalizar, cobrar impuestos y regular la marihuana en Nueva Jersey, Nueva York y Nuevo México, tres de las entidades que se encuentran entre varios estados que consideran medidas de legalización este año.