En los primeros nueve meses de 2017, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) registró seis millones 804 mil 921 reclamaciones de clientes del sector financiero supervisado, cifra 23 por ciento mayor respecto al mismo lapso del año inmediato previo.

Al dar conocer la actualización del Buró de Entidades Financieras (BEF), el presidente de la Condusef, Mario Di Costanzo, explicó que del total de reclamos registrados de enero a septiembre pasado por la institución, más de 6.7 millones correspondieron al sector bancario.

Precisó además en conferencia de prensa que cuatro millones 843 mil 202 casos derivaron de un posible fraude con tarjeta de crédito y débito, número 28 por ciento mayor respecto igual periodo de 2016.

Del total de las reclamaciones por posible fraude con tarjetas de débito y crédito de la banca múltiple, 2.4 millones o 49 por ciento se vincularon a operaciones en comercio electrónico, cifra 109 por ciento mayor en comparación con los primeros nueve meses de 2016.

Por su parte, 1.6 millones de quejas se relacionaron al uso de tarjetas en Terminales Punto de Venta (TPV), 538 mil por comercio telefónico y 166 mil por utilizar cajeros automáticos (ATM).

Di Costanzo precisó que la afectación de los posibles fraudes en comercio electrónico para los tarjethabientes ascendió a septiembre pasado a dos mil 615 millones de pesos, monto superior respecto los más de mil 299 millones que contabilizó la misma causa a igual mes del año inmediato anterior.

En tanto, señaló, el daño económico por posible fraude en Terminales Puntos de Venta alcanzó tres mil 279 millones de pesos, mientras que el relativo al uso de cajeros automáticos sumó más de 577 millones de pesos.

Si bien son cuatro los canales que aglutinan la mayor cantidad de los reclamos con tarjetas de débito y crédito, el funcionario subrayó que la Condusef está especialmente preocupada por la alta estadística que concentra el comercio electrónico, donde el principal modo de operación de los delincuentes está en suplantar la identidad del usuario, también conocido como “phishing y pharming”.

De ahí que exhortó a la Asociación Mexicana de Internet y a autoridades a buscar establecer candados de seguridad o algunas medidas de carácter obligatorio, como puede ser una Norma Oficial Mexicana (NOM) en los comercios y tiendas en línea que ayude a garantizar las compras de clientes y evitar con ello fraudes.

Adelantó que próximamente la Comisión buscará sostener una reunión con la citada Asociación para reducir las graves cifras que reporta el comercio electrónico.