El líder de las protestas estudiantiles de Hong Kong, Joshua Wong, fue liberado hoy bajo fianza, seis días después de ser encarcelado por segunda vez por su destacado papel en las manifestaciones de 2014, conocidas como “Revolución de los Paraguas”.

El activista de 21 años y rostro de las protestas estudiantiles de 2014, apeló en contra de una sentencia de prisión de tres meses por desobedecer una orden judicial que exige la evacuación de un campamento erigido durante las manifestaciones.

Aquellas protestas catapultaron a la fama al joven, quien ahora es el fundador y secretario general del Partido Demosisto, una formación política que promueve la autodeterminación de la excolonia británica.

“Yo soy el afortunado”, declaró Wong a la prensa tras conocer su liberación, sin embargo, lamentó el rechazo del recurso de apelación a la sentencia de su colega y vicepresidente de la Liga de los Socialdemócratas, Raphael Wong, a quien también condenaron la semana pasada a cuatro meses y medio de prisión.

Tras su liberación, el joven activista exhortó a los tribunales a establecer pautas claras para condenar a los involucrados en movimientos de desobediencia civil como el de 2014, además agradeció el trabajo de sus abogados.

Mientras a las puertas del tribunal, sus simpatizantes coreaban consignas como “persecución política, abuso de los tribunales, desobediencia civil, miedo cero”.

Antes de su encarcelamiento la semana pasada, el líder estudiantil ya se encontraba en libertad bajo fianza a la espera de la consideración de una apelación contra su sentencia de seis meses de prisión por otro delito relacionado con las protestas de 2014.

El juez de la Corte de Apelaciones, Andrew Cheung, explicó que la condena de Wong “no tomó en consideración o no suficientemente la edad del joven en el momento de los hechos.

Las protestas de 2014 fueron el mayor desafío para Beijing, pues decenas de miles de manifestantes paralizaron durante más de dos meses barrios enteros de Hong Kong, que fue colonia británica hasta 1997, cuando fue entregada a China para convertirse en una región administrativa especial.