Turquía advirtió hoy que la operación “Rama de Olivo”, emprendida hace tres días contras las milicias kurdas sirias en el norte de Siria, continuará hasta que “todos los terroristas sean completamente eliminados” y los alrededor de 3.5 millones de refugiados sirios regresen a sus hogares.

“Nuestra operación seguirá hasta que la organización terrorista separatista sea totalmente expulsada de la región de Afrin y los 3.5 millones de sirios que ahora están refugiados en Turquía puedan volver de manera segura a su patria”, dijo el vocero presidencial turco, Ibrahim Kalin, al término de una reunión de seguridad en Ankara.

De la misma forma se pronunció el primer ministro turco, Binali Yildirim, quien aseguró que la operación en Afrin proseguirá “hasta que el último terrorista sea erradicado en la región”, según el diario local Hürriyet.

“Lo que sea necesario, vamos a abolir el corredor de terror que están tratando de construir en la región”, indicó Yildirim en referencia a los supuestos planes de Estados Unidos de crear una fuerza fronteriza de 30 mil efectivos, entre ellos combatientes kurdos y árabes.

El portavoz presidencial destacó que la operación turca en Afrin “está yendo con éxito y de acuerdo con lo planeado”, con el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), además subrayó que las tropas turcas están prestando máximo cuidado para distinguir a los civiles de los terroristas.

Indicó que la operación “Rama de Olivo” está dirigida contra los grupos terroristas, no contra ningún grupo étnico, además recordó que ofensivas similares de Turquía jamás han provocado atrocidades, sangre o lágrimas, por lo contrario, han traído paz y bienestar a las personas.

Llamó a la población y en especial a los medios de comunicación a ser cuidadosos contra la desinformación, noticias y videos falsos y distorsionados de la ofensiva turca en el norte de Siria, al advertir que se tomarán medidas legales contra tales intentos, según la agencia de noticias Anadolu.

La policía turca ha detenido a por lo menos 51 personas en todo el país por publicar en redes sociales propaganda terrorista y críticas de la operación militar en la región de Afrin, incluso la organización Humana Rights Watch (HRW) denunció los arrestos, entre ellos la escritora y activista Nurcan Baysal.

Turquía comenzó el sábado pasado en Afrin la operación turca “Rama de Olivo” contra los grupos kurdos como el Partido de la Unión Democrática (PYD) y su brazo armado, las Unidades de Protección Popular (YPG), a los que Ankara vincula con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Este martes, en la cuarta jornada de la ofensiva, dos soldados turcos perdieron la vida en Afrin, con lo que suman 20 los muertos durante la operación militar turca, aunque otras fuentes dan cuenta de hasta 54 decesos.