Con una expectativa mayor a la alcanzada en 2016, que fue de 35 mil espectadores, el Festival Internacional de Cine Judío buscará aumentar la audiencia en su XV edición, la cual inicia esta noche con la proyección de “Boda con el enemigo”, una comedia negra.

De acuerdo con Isidoro Hamui Hanono, director del encuentro fílmico, esta edición será especial porque como parte de la programación se incluyeron comedias, a fin de continuar cautivando al público del festival, que propiamente no es sólo integrante de la comunidad judía.

Los títulos que componen su selección oficial son “El repostero de Berlín”, de Ofir Raul Graizer; “Armonía”, de Ori Sivan, y “Milagros embotellados”, de Shady Srour, tres óperas primas.

Además de “Boda con el enemigo”, de Bandar Albuliwi y Ghazi Albuliwi; “Una historia de Amor en Hollywood, de Daniel Raim; “Guerra en la cancha”, de Eyal Halfon e Itay Meirson, y “Hasta pronto Berlín”, de Sam Garbarski.

“Son comedias que abordan temas crudos que son llevados al humor negro, porque nos gusta burlarnos de uno mismo y ver lo que posiblemente no queremos ver porque es crudo”, comentó Hamui Hanono.

Entre las temáticas destacan la persecución después del holocausto, los conflictos de intereses entre particulares, el racismo y la discriminación. Por lo que esta edición lleva por lema “Festival para Todos”.

Es de mencionar que el encuentro fílmico judío se extiende todo el año con actividades en universidades, FAROS, Cámara de Diputados y Museo Memoria y Tolerancia, donde se desarrollan además de proyecciones, mesas de debates y presentaciones de películas.

A decir de Isidoro Hamui, cada año surgen nuevos motivos para aumentar el nivel de compromiso con nuestra audiencia y el “contenido es nuestra mayor preocupación”.

Y aunque reconoció que los eventos especiales se redujeron este 2018 por la pérdida de sus instalaciones en la colonia Roma, por el temblor del pasado mes de septiembre, indicó que lo que no se sacrificó fue el contenido, la calidad de las películas.

Por séptimo año consecutivo, Cinépolis participa con la proyección de esta selección en Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Mérida, Querétaro y Cancún, también en espera de registrar una audiencia mayor que la del año anterior que fue de 15 mil personas.