La corrupción es el mal que tiene postrada a la delegación Miguel Hidalgo, por construcciones irregulares que aumentaron el coyotaje y el clientelismo de la izquierda, sostuvo el precandidato del PRI al gobierno capitalino, Mikel Arriola.

Al reunirse con delegados priistas a la Convención Electiva en Miguel Hidalgo, Arriola Peñalosa señaló que ante la gravedad del asunto, en mayo pasado, vecinos presentaron una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por el desarrollo inmobiliario acelerado, caótico y desordenado (Caso Granadas-Nuevo Polanco).

Los vecinos están hartos de la corrupción, ya que 95 por ciento de las obras aprobadas antes de octubre de 2006 incumplen con la normatividad; la demarcación no solo vive un auge inmobiliario, sino también poblacional, que ha causado servicios públicos deficientes, enfatizó.

El abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) manifestó que la falta de recursos y oportunidades ha provocado asimismo un incremento en la delincuencia, tanto en robo a casas como en transporte público.