La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) reafirmó hoy su compromiso permanente con el fortalecimiento de los vínculos entre la región y China, en todas sus dimensiones.

Así lo manifestó la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, durante la celebración de la Segunda Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y China, efectuada en Santiago, Chile, en la que participan representantes de 31 países de la región más esa nación asiática.

Destacó el firme compromiso de China con la búsqueda de un crecimiento económico centrado en la prosperidad compartida, el combate a la pobreza y la desigualdad, la protección del medio ambiente y los principios de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Ante las autoridades, Bárcena Ibarra presentó el documento “Explorando nuevos espacios de cooperación entre América Latina y el Caribe y China”, en el que la Cepal analiza el recorrido conjunto desde la primera reunión del Foro Celac-China celebrada en 2015 en Beijing, y la evolución de las relaciones comerciales, financieras y de inversión.

El informe además aborda de manera comparativa las políticas macroeconómicas, ambientales, de infraestructura, de ciencia y tecnología y de desarrollo social.

La alta funcionaria de las Naciones Unidas recordó que durante la primera reunión del Foro Celac-China se adoptó el Plan de Cooperación 2015-2019, donde se fijó la meta para alcanzar un intercambio comercial de 500 mil millones de dólares en 2025.

“Según nuestras estimaciones, el comercio entre la región y China se multiplicó por 22 veces entre 2000 y 2013, y en 2017 alcanzó los 266 mil millones de dólares. Esto significa un avance del 53 por ciento respecto de la meta a siete años para alcanzarla”, subrayó.

Añadió que la segunda meta hacia 2025 es lograr un stock de inversión extranjera directa entre ambas partes de 250 mil millones de dólares, y precisó que al 2017, el stock de inversiones directas chinas en la región alcanzó alrededor de 115 mil millones de dólares, lo que representa 46 por ciento de avance.

La secretaria ejecutiva de la Cepal precisó que en el ámbito financiero, China ha proporcionado financiamiento en la última década por un total que supera los 141 mil millones de dólares, monto superior al recibido por instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco Mundial.

Sin embargo, advirtió que en el ámbito del comercio, la diversificación de la canasta exportadora a esa nación asiática sigue siendo una asignatura pendiente para la región.

“Exportamos sólo cinco productos básicos en 2017 (porotos de soja, mineral de hierro, mineral de cobre, cobre refinado y petróleo), representando el 70 por ciento del valor total de los envíos”, detalló.

Agregó que la inversión extranjera directa proveniente de China también muestra un fuerte grado de concentración, tanto en términos de sectores (con la minería y los hidrocarburos representando alrededor del 80 por ciento), como de países de destino (con sólo tres países: Brasil, Perú y Argentina, recibiendo 81 por ciento de la misma entre 2005 y 2017).

Esto refuerza el patrón de intercambio de materias primas por manufacturas que ha caracterizado el comercio entre la región y China.

“La buena noticia es que la Inversión Extranjera Directa china hacia la región aumentó en 2017, superando los 25 mil millones de dólares, y comenzó a diversificarse hacia nuevos sectores como alimentos, telecomunicaciones y energías renovables”, subrayó Bárcena Ibarra.