Legisladores demócratas y activistas progresistas criticaron hoy la decisión del líder demócrata Charles Schumer, por apoyar la reapertura del gobierno federal estadunidense a cambio de la mera promesa de un voto sobre el programa migratorio DACA en el Senado.

“No veo ninguna razón, hablando personalmente y por lo que dicen otros legisladores, para apoyar lo que se presentó”, dijo la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

“Tenemos un plan, pongamos en la mesa lo que tiene que ser discutido… y que se ponga en el pleno por un voto, y asignemos el trabajo de que se escriban las leyes... eso no está en la propuesta del Senado. No sé qué saldrá de allí”, remató Pelosi.

Después de tres días de cierre del gobierno, los demócratas del Senado, encabezados por Schumer, aceptaron poner en la mesa el tema de la construcción del muro en la frontera, a pesar de que consideran que el proyecto es oneroso, inefectivo e insultante.

También aceptaron la promesa de McConnell sobre su “intención” de presentar algún proyecto sobre el DACA después del 8 de febrero, si antes no hay un acuerdo, aunque sin garantía de que sea aprobado en el Senado o siquiera considerado en la Cámara de Representantes.

Desde noviembre, McConnell ofreció sin cumplir llevar el tema de migración al pleno del Senado.

A cambio del voto de los demócratas, los republicanos aceptaron extender por seis años el Plan de Cobertura Médica Infantil (CHIP).

“Estoy decepcionado del voto en el Senado. Las palabras baratas de McConnell no son suficientes”, dijo el legislador demócrata Rubén Gallego.

El legislador recordó que el líder republicano también incumplió promesas que hizo a la senadora republicana Susan Collins sobre seguro de salud, y al republicano Jeff Flake para proteger a los beneficiarios del DACA, llamados “dreamers”, de las deportaciones.

Jess Morales, director político de la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas, consideró que lo ocurrido en el Congreso es un “juego político” con la vida de los jóvenes indocumentados.

“Estamos muy decepcionadas que el liderazgo demócrata decidió poner el destino de miles de 'dreamers' en las manos de las promesas vacías del senador McConnell, que sabemos no va a cumplir”, señaló.

“El Congreso está jugando con la vida de nuestros hijos”, lamentó por su parte la activista Ingrid Vaca, madre de dos 'dreamers', mientras que Laura, beneficiaria del DACA en Florida, opinó que “el Congreso debe hacer su trabajo y resolver esta crisis aprobando una solución integral para miles de dreamers y familias como la mía”.