Tres de las colonias más populares por su ubicación y bajas rentas como son la San Rafael, Doctores y Guerrero están construidas en parte sobre panteones, de acuerdo con una investigación del sitio Dada Room.

En el caso de la colonia San Rafael, detalló, es una zona que ganó popularidad en los últimos años debido a su céntrica ubicación y rentas accesibles, y como dato es que en 1824 se encontraba el Panteón Inglés.

Por más de 100 años, dicho cementerio estuvo abierto pero cerró en 1976 y se ocupó parte del recinto para construir lo que actualmente se conoce como Circuito Interior y un parque ubicado en la esquina con Ribera de San Cosme.

De acuerdo con Dada Room, los cadáveres de este panteón nunca fueron exhumados, por lo que continúan enterrados en esa zona de la colonia San Rafael.

En la colonia Doctores se ubicaba el Panteón de Campo Florido, un cementerio que fue clausurado por insalubridad, aunque en este caso varios cuerpos fueron exhumados.

Sin embargo, según el reporte, hay información que refiere que muchos de esos cuerpos quedaron atrapados en lo que hoy son las calles de la colonia Doctores.

Respecto a la colonia Guerrero, la investigación de Dada Roo expone que el primer recinto para albergar los cadáveres en la Ciudad de México fue el Panteón de Santa Paula y se ubicó cerca de lo que hoy se conoce como la Unidad Habitacional Tlatelolco.

En un inicio se abrió para recibir a todas las víctimas de cólera, posteriormente, en 1836, se declaró cementerio general y fue por muchos años considerado el panteón de moda en la ciudad.

Mexicanos de todas las clases sociales fueron enterrados en ese cementerio, por lo que su saturación conllevó a su clausura, así como la urgencia por comenzar la urbanización del lugar.

Por tal razón se dio la imposibilidad de que todos los restos humanos fueran exhumados, por lo que quedaron en una parte de lo que hoy se conoce como la colonia Guerrero, añade el reporte.