La aerolínea Delta informó que a partir del 1 de marzo aplicarán nuevas reglas para los usuarios que transporten animales de servicio y apoyo en cabina, con el objetivo de aumentar la seguridad de los mismos, de los pasajeros y del personal de la empresa.

En un comunicado, precisó que las medidas tienen como intención ayudar a garantizar que los clientes que viajen con un servicio capacitado o un animal de apoyo ya no corran el riesgo de que las mascotas no entrenadas ataquen a su animal de trabajo.

"El aumento de incidentes graves que involucran animales en vuelo nos lleva a pensar que la falta de regulación en los chequeos de salud y entrenamiento para estos animales está creando condiciones inseguras en los viajes aéreos de Estados Unidos", dijo el vicepresidente sénior de Seguridad Corporativa de Delta – Seguridad y cumplimiento, John Laughter.

Indicó que la determinación se debe al aumento de 84 por ciento en los incidentes de animales reportados desde 2016, que incluyen orinar o defecar, morder e incluso un ataque reportado por un perro de 70 libras (31 kilos aproximadamente).

Mientras que en 2017, los empleados de la compañía informaron sobre un aumento de los actos de agresión (ladridos, gruñidos, embestidas y mordiscos) por parte de los animales de servicio y de apoyo, comportamiento que no se ve de manera típica en estos animales cuando están entrenados y trabajan adecuadamente.

En este sentido, la aerolínea tomó medidas para proteger más a sus clientes, empleados y animales de servicio y apoyo, mediante la implementación de requisitos de documentación avanzados para esos animales, debido a la falta de regulación que lleva a graves riesgos de seguridad para los animales no entrenados en vuelos.

Precisó que de conformidad con la Ley de Acceso de Transporte Aéreo, proporciona transporte en cabina para animales de servicio y apoyo sin cargo, por lo que a partir de la fecha mencionada los clientes que viajan con un animal de servicio o apoyo deberán mostrar un comprobante de salud o vacunación con 48 horas de anticipación.

Además de una carta preparada y firmada por un médico o un profesional de la salud mental autorizado; las personas con animales de servicio psiquiátrico y animales de apoyo emocional también deberán presentar un documento firmado que confirme que su animal puede comportarse para evitar que mascotas sin entrenamiento, a veces agresivas, viajen sin las condiciones apropiadas en la cabina.