Las autoridades de Bélgica bajaron hoy de “elevado” a “mediano” el nivel de alerta por amenaza terrorista en el país en un nivel casi dos años después del triple atentado que causó la muerte de 32 personas, en marzo de 2016.

Según el director del Organismo para la Coordinación del Análisis de Amenaza (OCAM), Paul Van Tigchelt, el riesgo disminuyó gracias a la derrota del grupo terrorista Estado Islámico en Siria e Irak. No obstante, ello no supone un riesgo cero.

Bélgica pasa del nivel 3 al 2 en una escala de 4, lo que supone que la posibilidad de un atentado en suelo belga es considerado “mediano” o “poco probable”, anunció el primer ministro, Charles Michel en rueda de prensa.

Con la decisión, se reducirá el número militares patrullando las calles de Bruselas, aunque esos efectivos no desaparecerán del todo y las autoridades evaluarán de manera regular las necesidades sobre el terreno, afirmó el gobernante.

El ejército fue desplegado en las calles de la capital luego del atentado del 13 de noviembre de 2015 en París, cuando se detectó por primera vez una amenaza sobre Bélgica.

Desde entonces, el país ha desarrollado una “cultura de seguridad” que deberá ser mantenida ahora, pese la disminución del nivel de alerta, apuntó Michel.