La soprano Penélope Luna y el bajo barítono Antonio Azpiri coincidieron en que los concursos y festivales son trascendentes para todo aquel que inicia una carrera en el canto operístico, pues son una plataforma importante que los proyecta a otros foros que impusen su crecimiento.

Son importantes para incrementar el nivel operístico, para promoverse, enseñar el talento y generar oportunidades de trabajo, consideraron los cantantes, momentos antes de la gala que ofrecieron acompañados por el pianista Alejandro Miyaki, en el Palacio Municipal, en el marco del 34 Festival Internacional Alfonso Ortiz Tirado (FAOT). 

“Esto te alienta mucho, mide el nivel con los demás, pero también sirve para hacer amistades, porque en los concursos nos encontramos y nos conocemos, por lo que es un buen momento para todo”, afirmó Azpiri.

Posteriormente, Luna y Azpiri se dejaron escuchar en el escenario del Palacio Municipal de Álamos para cautivar al público que atestiguó un paso más en su camino al éxito, al deleitarse con obras de Georges Bizet, André Previn, Kurt Weill y George Gershwin, entre otros.

Piezas románticas o dramáticas hicieron lucir sus voces espléndidas y educadas que el público ovacionó.

"Votre toast", de Bizet; "I want magic", de André Previn; "Let things be like they always was", de Kurt Weill; "Bess, you is my woman now", de George Gershwin, y "En un país de fábula", de "La taberna del puerto", de Pablo Sorozábal, estuvieron en el repertorio.

"Golondron", de Amadeo Vives; "Los pájaros perdidos", de Astor Piazzola; "Rojotango", de Pablo Ziegler; "El día que me quieras", de Carlos Gardel; "Besos robados", de Jorge del Moral, y "Dime que sí", de Alfonso Esparza Oteo, también se escucharon en el escenario.

Penélope Luna, becaria del Estudio de Ópera de Bellas Artes en 2017, es egresada de la Licenciatura en Canto del Instituto Municipal de Cultura y Arte de Mazatlán, Sinaloa, bajo la batuta de Martha Félix y Enrique Patrón de Rueda.

Galardonada en el Concurso Carlos Morelli y el Concurso Internacional de Canto Sinaloa, ha sido merecedora del Premio al Mérito Juvenil, categoría artística, otorgado por el Congreso del Estado de Sinaloa.

Antonio Azpiri, originario de la Ciudad de México, nació el 2 de marzo de 1991. Inició estudios de violín a los 11 años en la Escuela de Bellas Artes de Toluca y a los 17 años comenzó a tomar clases de canto. Estudió en la Facultad de Música de la UNAM y desde 2012 es becario del Ensamble Escénico Vocal del Sistema Nacional de Fomento Musical.