En medio de protestas opositoras en las calles de Honduras, el oficialismo asumió hoy la directiva provisional del Congreso hondureño para el periodo 2018-2022, un hecho que consolida al presidente Juan Orlando Hernández, cuya reelección sigue impugnada por la oposición.

La emisora HRN informó que la directiva provisional quedó presidida por el diputado del oficialista Partido Nacional (PN, derecha) Mauricio Oliva, presidente del legislativo de 2014 a 2018; como vicepresidente asumió Dennis Castro, del derechista Partido Alianza Patriótica, y como secretario Tomás Zambrano, del PN.

Los legisladores del opositor partido Libertad y Refundación (LIBRE), que forma parte de la Alianza de Oposición, acusaron a los nacionalistas y sus aliados Alianza Patriótica, Democracia Cristiana, Unificación Democrática y Anticorrupción, de imponer la elección de la Junta Directiva Provisional.

La Alianza de Oposición convocó a boicotear la toma de posesión de Hernández, programada para el 27 de enero, a través de un paro nacional con tomas de vías públicas, indicó después de la sesión el excandidato opositor Salvador Nasralla, quien reiteró su reclamo de "repetir las elecciones de diputados y presidente".

El Congreso quedó conformado por 61 diputados del PN, 30 de Libre, 26 del Partido Liberal (PL, derecha), cuatro del Partido Innovación y Unidad (Pinu, socialdemócrata) y cuatro de Alianza Patriótica. Tres partidos minoritarios tienen un diputado cada uno.

Oliva, Castro Bobadilla y el integrante del partido en el poder, Tomás Zambrano en funciones de secretario, fueron juramentados por el secretario de Gobernación, Leonel Ayala, mientras los congresistas del partido LIBRE alzaban pancartas con las leyendas: "Fuera JOH" y coreaban: "asesinos".

En tanto, la víspera, al menos una persona murió y decenas más fueron detenidas durante protestas en la capital contra la reelección de Hernández en los comicios de noviembre pasado, que calificaron de fraudulentos, en los que también resultaron heridos varios miembros de los cuerpos de seguridad.

La emisora HRN confirmó que en la morgue se registró el ingreso de Anselmo Villareal, un hombre que pereció por herida de balas durante los enfrentamientos entre efectivos del orden y manifestantes del sábado.

La policía aumentó la vigilancia en el anillo periférico, en la colonia Villanueva y en los bulevares del norte, Centroamérica y Suyapa de esta capital, y se reportó la captura de opositores en Tegucigalpa y en el departamento de Colón, donde policías y militares intervinieron para reabrir la carretera CA-5.