El presidente sirio Bashar al Assad denunció hoy la flagrante agresión militar turca en la región de Afrin, dominada por milicias kurdas en el norte de Siria, además acusó a Turquía de apoyar a grupos terroristas, mientras Irán, Rusia y Egipto llamaron a Ankara a detener su ofensiva.

“La brutal agresión turca contra la ciudad siria de Afrin no se puede disociar de la política del régimen turco desde el primer día de la crisis siria, que se ha basado esencialmente en el apoyo al terrorismo y a las organizaciones terroristas, bajo distintos nombres”, declaró Al Assad.

Destacó que la victoria contra el terrorismo en Siria e Irak, junto a la capacidad de resistencia de Irán en el tema nuclear, frustraron la trama ideada para la región con el fin de fragmentar sus Estados, controlar su soberanía y sus decisiones independientes, según un comunicado de la presidencia siria.

Durante un encuentro en Damasco con el jefe del Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores de Irán, Kamal Jarazi, el mandatario sirio insistió en que la operación militar turca en Afrin tiene que ver con la política de Ankara, que está basada en el apoyo a los grupos terroristas.

Agradeció a Irán su apoyo en todos los ámbitos, sobre todo en la lucha contra el terrorismo y por su contribución a los triunfos del ejército sirio contra los terroristas, según el comunicado divulgado por la agencia siria de noticias SANA.

Por su parte, Jarazi subrayó la importancia de continuar la cooperación bilateral para hacer frente a las “conspiraciones”, felicitó a Al Assad y al pueblo sirio por las victorias alcanzadas contra los terroristas y manifestó su confianza de que habrá más éxitos en el futuro, tanto en el terreno político como el militar.

El gobierno iraní, a través de la cancillería, pidió este domingo a Ankara poner fin a su operación en Afrin, con el fin de evitar una escalada de la crisis en las áreas fronterizas entre Turquía y Siria.

"La continuación de la crisis en Afrin puede conducir al fortalecimiento de los grupos terroristas takfiri en las áreas del norte de Siria y una vez más avivar las llamas de la guerra y la destrucción en ese país", dijo vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Bahram Qassemi.

Rusia y Egipto también condenaron la operación militar turca en Afrin y pidieron a las partes implicadas a ejercer moderación.

Cientos de kurdos tomaron este domingo las calles de varias ciudades europeas, como Roma, Fráncfurt, Berlín, París, Londres y Copenhague, para protestar contra la ofensiva turca contras las milicias kurdas-sirias en la región de Afrin.

Turquía comenzó la víspera en Afrin la operación turca “Rama de olivo” contra los grupos kurdos como el Partido de la Unión Democrática (PYD) y su brazo armado, las Unidades de Protección Popular (YPG), a los que Ankara vincula con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).