Como parte de un proyecto de recolección de hongos en la Península de Yucatán, investigadores de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), llegaron a Cozumel para tomar muestras de la variedad que hay en la isla.

En un comunicado, la Fundación de Parques y Museos de Cozumel (FPMC) explicó que como parte del trabajo, los visitantes capacitaron a los investigadores del Centro de Conservación Ambiental (CEA) y al grupo Jóvenes por la Conservación sobre el estudio de los hongos.

Se informó que este viernes, el doctor Ricardo Valenzuela Garza, jefe del Laboratorio de Micología y director de la investigación “Taxonomía, filogenia y extracción de metabolitos secundarios biológicamente activos de los hongos de las familias Xylariaceae e Hymenochaetaceae del bosque tropical caducifolio y del bosque mesófilo de montaña en México”, estuvo en el CEA como parte de las actividades que realizaron en la Península de Yucatán.

En entrevista, Valenzuela Garza comentó que tiene conocimiento de los trabajos que realiza el CEA para el estudio y la elaboración de un catálogo de hongos, que servirá para la creación de material didáctico propio y de consulta para investigadores especializados en el área de micología.

Precisó que, por eso, decidieron acudir a la institución para apoyarse en la investigación que realizan en toda la península yucateca.

Mencionó que el equipo de investigadores visitantes consta de siete personas: dos profesores investigadores, tres estudiantes de la maestría de Biociencias y dos alumnos más de la licenciatura en Biología, quienes forman parte de este proyecto promovido por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El doctor consideró que el CEA se ha convertido en un espacio de exploración e investigación para quienes se dedican al estudio de las diversas especies de flora y fauna que viven en la Isla, en este caso de los hongos, que es un reino poco estudiado, pero que en Cozumel se ha identificado una gran diversidad, inclusive, algunos de ellos podrían ser endémicos.

Asimismo, concluyó que gracias a estas características, el CEA es un lugar propicio para que los investigadores estudien y documenten la diversidad fúngica.

De hecho, señaló que la FPMC recibirá un informe de las especies y especímenes recolectados que serán depositados en el herbario de la ENCB, y si hay algún artículo científico o de divulgación que se genere de esta visita, se darán los créditos respectivos a la institución.

Para concluir su visita, los investigadores compartieron sus conocimientos con el personal del CEA, para que pusieran en práctica algunas técnicas de muestreo y colecta de los especímenes, así como técnicas de identificación y observación.