El gobierno francés anunció que retirará su candidatura para organizar la Exposición Universal del año 2025 por problemas presupuestarios y de organización.

“He decidido no continuar con la candidatura de Francia a la Exposición Universal. Será retirada”, afirmó el primer ministro galo, Edouard Philippe, en un documento interno del gobierno francés filtrado hoy por el diario dominical galo “Le Journal du dimanche”.

En el texto, el jefe del gobierno del presidente Emmanuel Macron reconoció que existían “debilidades estructurales” en el modelo económico de financiamiento del proyecto.

Philippe argumentó que la candidatura no estaría “consolidada” antes de la visita, en marzo próximo, de los inspectores de la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE, por sus siglas en francés) que decidirán cual es la ciudad que alberga la muestra universal.

Y subrayó que el proyecto no encaja en el marco de la iniciativa de “recuperación de las finanzas públicas” iniciada por el actual gobierno de Francia, cuyo mandato terminará a mediados de 2023, según publicó este domingo la prensa local.

Francia esperaba atraer con el evento a un público estimado entre los 35 y los 40 millones de personas, aunque según numerosos expertos y teniendo en cuenta el número de visitantes de las pasadas exposiciones universales, la cifra era demasiado optimista.

La Oficina Internacional de Exposiciones anunciará la candidatura ganadora en noviembre de este año de la ciudad que acogerá la Exposición Universal de 2025, que se celebrará de primero de mayo al 31 de octubre de ese año.

Por el momento, y cuando se haga oficial la retirada de París, continuarán en liza las ciudades de Ekaterimburgo (Rusia) Osaka (Japón) y Bakú (Azerbaiyán).

La última vez que Francia organizó una exposición universal fue en el año 1937.