El Papa Francisco llamó hoy a luchar contra el feminicidio en América Latina, durante la ceremonia mariana en la que coronó a la Virgen de la Puerta de Otuzco en la Plaza de Armas de Trujillo, en el marco de su visita a Perú.

El pontífice indicó que muchas situaciones de violencia quedan silenciadas “detrás de tantas paredes”, por lo que invitó a los asistentes a la ceremonia “a luchar contra esa fuente de sufrimiento, pidiendo que se promueva una legislación y una cultura de repudio a toda forma de violencia".

De acuerdo con el reporte de la agencia peruana de noticias Andina, el Papa exhortó a los fieles a pensar siempre en las madres y abuelas del Perú, a quienes calificó como "bastión" y como "verdadera fuerza motora de la vida y de las familias”.

Francisco coronó durante la ceremonia a la imagen de la Virgen como “Madre de Misericordia y de la Esperanza”, la cual "nos muestra el camino y nos señala la mejor defensa contra el mal de la indiferencia y la insensibilidad" mediante una "cultura de la misericordia, basada en el redescubrimiento de los demás”, indicó.

Durante el acto, realizado en la Plaza de Armas de Trujillo, la multitud encendió fuegos artificiales para celebrar a la imagen religiosa, y niños y religiosos participaron en actos litúrgicos y rituales.

La Virgen de la Puerta de Otuzco es la patrona de La Libertad y del norte del Perú, y su festividad que se realiza cada año el 15 de diciembre fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación.

Antes de la ceremonia en la Plaza de Armas, el Papa rezó a la Virgen de la Puerta en la Basílica Catedral de Trujillo, en donde fue recibido por una multitud que lo recibió con aplausos y cánticos, en medio de unas 40 imágenes religiosas veneradas en diversas regiones del Perú.