Lugar de arrecifes, bahías, pantanos y lagunas que son hogar de jaguares, pumas, pelícanos y tortugas, el área natural de Sian Ka'an, ubicada en la costa caribeña de Quintana Roo, cumple 32 años de haber sido decretada Reserva de la Biosfera.

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la determinación protege uno de los lugares de belleza excepcional y gran riqueza biológica cuyo nombre significa “hechizo o regalo del cielo”.

Y lo es por su gran diversidad de fauna y flora, pues la región se compone de una serie de ecosistemas como la barrera arrecifal, zonas de litoral, bahías, lagunas, islas, marismas, pantanos, petenes, manglares periféricos y los bosques tropicales.

También posee un sistema de ríos subterráneos de agua dulce interconectados a los cenotes y petenes, éstos últimos, formaciones exclusivas de la región que incluye la Península de Yucatán y Florida.

Esos lugares son el hábitat del jaguar, puma, ocelote, jaguarundi, manatí y monos, además de un gran número de especies de aves residentes y migratorias, como el raro jabiru (Jabiru mycteria), que es la mayor cigüeña del continente americano.

También hay grandes colonias de anidación de fragatas, pelícanos y espátulas rosadas, así como de tortugas marinas, cocodrilos de pantano y de río.

En su sitio de Internet, la Semanat refiere que por ser considerada tesoro de valor incalculable para la humanidad, el 11 de diciembre de 1987 Sian Ka'an fue incluida en la lista de Patrimonio Mundial, y forma parte de las Reservas de la Biosfera del Programa el Hombre y la Biosfera (MAB) y de los Humedales de Importancia Internacional (Ramsar).