Además de la aplicación de la vacuna, la alimentación correcta es un mecanismo adicional que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico de la población para prevenir la influenza estacional, padecimiento que aumenta en la presente temporada invernal, estableció la Secretaría de Salud y Bienestar Social.

En un comunicado, indicó que, si la población toma medidas preventivas, como lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, no estar cerca de personas afectadas por la enfermedad y tener un sistema inmunológico fuerte, el virus no encontrará el lugar adecuado para propagarse en el organismo.

Precisó que es esencial comer alimentos con alto contenido en vitaminas C –como zanahoria, naranja, papaya, guayaba, mandarina, lima, limón y piña-, ya que son ricos en antioxidantes y contienen propiedades que aumentan los glóbulos rojos, fortaleciendo así el sistema inmunológico.

Asimismo, otros alimentos que ayudan a fortalecer el sistema inmune son cereales integrales, mariscos, moluscos, frutos secos y legumbres, así como tomate, pimiento, fresas, cerezas y otros frutos rojos, que contienen carotenos y vitamina A.

El área de Nutrición de la dependencia estatal sugiere que al menos se consuman 5 porciones de verduras al día e incluir alimentos como el pescado, el pollo y carnes rojas dos veces a la semana, así como procurar cereales integrales (avena, salvado) y reducir el consumo de alimentos ultraprocesados (bollos, pasteles, néctares, jugos y refrescos) porque no contienen vitaminas ni minerales.

Añadió que se debe realizar un consumo adecuado de proteínas como calcio, magnesio, cobre y selenio, presentes en carnes, lácteos, frutas, verduras y frutos secos, entre otros, ya que ayudan a potencializar la respuesta inmune de la población.