El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó hoy que una “orden del imperialismo” llevó a la oposición a suspender la reunión que sostendría con el gobierno en República Dominicana, como parte de los esfuerzos para solucionar la crisis en el país.

"Ayer (la oposición) recibió una orden del imperialismo y de la derecha mundial para que no se sentara a dialogar. Peor para ustedes, porque no nos va a detener nada ni nadie", afirmó Maduro sobre la decisión de la oposición, que se dio luego del escándalo por la muerte del piloto rebelde Óscar Pérez.

Aseguró que su gobierno iba a presentar un acuerdo sobre siete puntos para una salida a la crisis del país, el cual -aseveró- estaba listo para firmarlo.

"Estaba listo para firmarlo, pero si no quieren firmar, nada ni nadie nos va a detener. Yo llamo al pueblo a avanzar. Si la derecha se quiere quedar sin diálogo, allá ellos. Yo extendí mis dos manos a la derecha y en diciembre (pasado) logré sentarla en el diálogo en República Dominicana", aseveró.

De acuerdo con el ministro de Comunicación e Información y jefe de la delegación oficial, Jorge Rodríguez, el proyecto de acuerdo estaba listo para su firma, asegurando que incluía amplias condiciones para las elecciones presidenciales de este año.

La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) declinó asistir a la reunión de la víspera en Santo Domingo, principalmente por las acusaciones del gobierno de que la ubicación de Pérez, muerto junto con seis compañeros rebeldes en una operación comando, fue revelada por la delegación opositora.

La MUD exigió una rectificación del ministro del Interior, Néstor Reverol, quien aseveró que la oposición suministró información en Santo Domingo que permitió ubicar a Pérez y a su grupo rebelde.

También dijo que la negativa a acudir a Santo Domingo era por la ausencia de los cancilleres del grupo de garantes internacionales, conformado por México, Chile, Bolivia, Nicaragua y San Vicente y las Granadinas.

La oposición señaló que espera acordar con el gobierno una fecha para otra reunión.

Ambas delegaciones se reunieron el pasado fin de semana en Santo Domingo, donde dijeron haber avanzado en algunos puntos debatidos y que aún había “nudos” que destrabar.

La oposición planteó como condiciones para el diálogo apertura de un canal humanitario para atender el desabastecimiento de alimentos y medicinas, condiciones para unas elecciones presidenciales limpias, la liberación de políticos presos y el respeto a la Asamblea Nacional (congreso), bajo control de una mayoría opositora.

La principal exigencia del gobierno es el reconocimiento de la Asamblea Constituyente, un órgano dominado totalmente por el oficialismo y con poderes plenipotenciarios, que la oposición considera fraudulenta, además que ha sido desconocida por decenas de países.