El abogado chino de derechos humanos Yu Wensheng fue detenido este viernes cuando salía de su apartamento en Beijing para llevar a su hijo a la escuela, dijo su esposa, Xu Yan, a la cadena alemana Deutsche Welle (DW).

Incluso varias horas después de que Yu fuera arrestado, Xu indicó que sus llamadas a la policía local no le han proporcionado ninguna información sobre lo que le sucedió a su esposo. "No sé de qué lo están acusando o dónde está", añadió.

Una docena de personas, incluido un equipo de Swat, se apoderaron de Yu Wensheng cuando salía de su apartamento en Beijing para llevar a su hijo a la escuela, dijeron dos fuentes consultadas por el diario South China Morning Post.

Xu precisó que su hijo había visto al menos cuatro vehículos de la policía y una docena de oficiales involucrados en la operación, incluido un equipo SWAT. "Rodearon a Yu",  y agregó: "Ninguna de las acciones de Yu han sido ilegales", reportó el diario británico The Guardian.

El arresto de Yu, de 50 años, se produce días después de que se le revocó su licencia de abogado y apenas unas horas después de que circuló una carta en la cual criticaba al presidente chino Xi Jinping y pedía reformas constitucionales.

A Yu se le había retirado la licencia para ejercer, con el argumento de que no trabajaba para ningún bufete. Intentó abrir su propio despacho, pero esta semana se le denegó el permiso formalmente.

El Ministerio de Seguridad Pública de China aún no había anunciado oficialmente su detención.

"Estoy convencida de que las sugerencias sobre el cambio en la Constitución son parte de la libertad de expresión, que también forma parte de nuestra Constitución", aifrmó Xu.

Patrick Poon, investigador de Amnistía Internacional, afirmó que la detención de Yu "muestra que el gobierno chino es cada vez menos tolerante con las críticas a los líderes del Estado".

"Es extremadamente preocupante si lo acusan de crímenes graves como incitar a la subversión del poder del Estado", agregó Poon.

Yu, que había sido detenido brevemente en octubre del año pasado, ha sido durante mucho tiempo un detractor del Partido Comunista de China.

Entre los clientes de Yu figuraban Wang Yu después de su detención en 2016 y Wang Quanzhang, que ha permanecido en prisión durante 920 días con su caso pendiente de juicio.

El jueves, Yu había dado a conocer a la prensa extranjera una carta pidiendo cambios a la Constitución, que incluía la introducción de elecciones presidenciales de múltiples candidatos.

"Designar al presidente de la nación, como jefe de Estado, a través de una elección de partido único no tiene sentido como elección", escribió Yu. "No tiene poder para ganar la confianza de la nación, la sociedad civil o los diversos países del mundo".