El gobierno de Guerrero evalúo el avance de reconstrucción de Guerrero por los sismos y el huracán Max de septiembre, que afectaron mil 800 viviendas y 300 reportan muestran importante avance.

Además hay trabajos adelantados en escuelas, caminos y sistemas de agua potable de 45 municipios que fueron declarados como zonas de desastre.

En un comunicado, el gobernador del estado Héctor Astudillo Flores, informó de la reunión con funcionarios estatales y el delegado de Sedatu, José Armenta Tello, quienes informaron que los seguros de desastre agrícola y por desastres naturales fueron cubiertos de forma oportuna por la actual administración.

Astudillo Flores señaló que tras los desastres que sufrieron familias guerrerenses por los efectos del huracán Max y el sismo del 19 de septiembre, obtendrán los beneficios y apoyos del estado y la Federación que les permitan recuperar su calidad de vida.

En agua potable, Arturo Palma Carro, director del organismo de agua del estado, dijo que se tiene un avance físico de casi 100 por ciento, con un total de 55 acciones ejecutadas, de las cuales dos obras están en proceso para el restablecimiento total del este servicio en San Marcos.

El delegado de la Sedatu en Guerrero, José Manuel Armenta Tello, indicó que de casi mil 800 viviendas afectadas por sismo, mil 300 registran un importante avance de reconstrucción en 18 municipios de la zonas Norte y La Montaña.

En infraestructura educativa, el director del IGIFE, Jorge Alcocer Navarrete, dijo que se han concluido al 100 por ciento las reparaciones parciales, además se ha iniciado la reconstrucción de al menos 63 escuelas afectadas por el sismo del 19 de septiembre.