En 2017 México terminó con un balance económico “bueno” a pesar de los choques del contexto, sobre todo externo, que enfrentó, aseguró el economista en Jefe de Grupo Financiero Banorte, Gabriel Casillas.

En un mensaje en video, el experto resaltó que el desempeño de la economía mexicana el año pasado resultó mucho mejor a lo esperado, no obstante los diversos factores que impactaron de manera negativa al país.

En ese sentido, detalló que México concluyó con una tasa de crecimiento favorable y mayor a lo estimado, aun con el deterioro de ciertas variables macroeconómicas en comparación con las previstas.

Señaló que entre los temas coyunturales que el año pasado afectaron de manera importante el rumbo de la economía nacional, estuvo la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos y su retórica en contra de México.

Además, y de manera especial, la discusión sobre la permanencia de esa nación en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuya renegociación se ha extendido con indicadores relevantes de que pueda permanecer en dicho acuerdo trilateral.

Gabriel Casillas detalló que si bien el andamiaje institucional de Estados Unidos evitó convertir los mensajes del presidente Trump, a través de Twitter, en política económica concreta, los comentarios sí generaron incertidumbre provocando desaceleración del crecimiento económico por temas de nuevos proyectos de inversión.

Afirmó que el tipo de cambio, al ser flexible, logró absorber los choques externos a diferencia de otras etapas de la historia del país, cuando las variables económicas afectadas por factores del exterior llegaron a ser temas de empleo o el mismo rumbo de la economía.

Apuntó que ante la alta volatilidad, el tipo de cambio llegó a tocar niveles máximos históricos de 22 pesos por dólar, para posteriormente concluir el año previo sobre una paridad de 19 pesos por unidad.