La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) anunció que en los próximos dos meses se colocará un nuevo bono de mil millones de dólares, a través de una Fibra E, para continuar con la construcción de la primera etapa del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NACIM).

El titular de la dependencia federal, Gerardo Ruiz Esparza, afirmó que con ello se garantiza el financiamiento de la obra y el pago que se hará a través de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA).

"De esta manera, con base en el proyecto, ir a las Afores para ver si ellas captan ese recurso y tener ese doble beneficio, más recursos para el aeropuerto y que las Afores tengan un rendimiento digamos que, de esa calidad, que pueda ofrecer el aeropuerto”, expuso.

Durante la conmemoración del 30 aniversario del Instituto Mexicano del Transporte (IMT), detalló que ya se encuentra casi listo el proceso de contratación, solo falta una autorización.

Precisó que con dicho capital se llegará a siete mil millones de pesos, recursos que se destinarán a dicho proyecto hasta 2020.

Cabe recordar que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) recomendó el pasado 9 de enero la necesidad de asegurar el financiamiento del NAICM más allá de 2019, para que se concluya la obra.

Lo anterior, dijo en su momento el secretario general del organismo, José Ángel Gurría, mandará señales positivas a los inversionistas, a los mexicanos y al mundo, que es una obra indispensable e irreversible para el futuro del país, así como sectores como el de turismo, negocios, entre otros.

Al término del citado evento, el titular de la SCT mencionó que en los próximos meses se implementaría un esquema adicional de recursos, además de que se buscará la creación de más empleos en dicha obra.

Ruiz Esparza precisó que hasta el momento se tiene comprometido 75 por ciento del total de los recursos para la primera etapa de construcción del NAICM, lo que equivale a 136 mil millones de pesos.

Referente al capital necesario para las siguientes etapas de la obra, afirmó que el aeropuerto cuenta con sus propios recursos para contratar más financiamiento.

Sobre la situación entre la constructora Mota- Engil y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, referente a la licitación del Centro de Transferencia Intermodal, comentó que el asunto está en manos de la Secretaría de la Función Pública.

“A lo que se reduce es a una discusión entre una empresa que considera que tiene la razón y el Grupo Aeroportuario que considera que rebasó el monto de propuesta que estaba autorizado, ese es el tema. Y como cualquier proceso, se está revisando por parte de la Función Pública, que en los próximos días dirá quién tiene la razón”, explicó.

Por lo que, afirmó, no es un problema de “limpieza” en dicha licitación, ya que es un proceso que cuenta con “demasiados ojos”.