Senadores que acompañan al gobierno de México en la sexta ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a realizarse en Montreal del 23 al 29 de enero, se declararon listos y se pronunciaron porque las modificaciones al acuerdo sean ratificadas por el Senado.

Lo anterior, antes de los comicios presidenciales en México el 1 de julio próximo, con el objetivo de que no se contaminen las negociaciones con intereses partidistas que busquen sacar provecho electoral.

El integrante de la comisión de acompañamiento, el priista Ricardo Urzúa Rivera, confió que en la sexta y séptima rondas de negociaciones, México, Canadá y Estados Unidos alcanzarán los grandes acuerdos.

En entrevista, el secretario de la Comisión de Comercio previó que en marzo próximo concluyan las negociaciones y confió la Cámara de Senadores apruebe las modificaciones que resulten al TLCAN antes de las elecciones de julio para evitar "manipulación", pues se debe ver por el bienestar del sector productivo mexicano.

Ricardo Urzua agregó que la posición del gobierno mexicanos es la de “ir por todo o nada” y de “ganar-ganar” para los tres países.

Indicó que en caso de que las negociaciones fracasen, México tiene listos plan “B” y plan “C” y una de esas alternativas es robustecer los lazos comerciales con Europa a través del tratado que se negocia con los países del viejo continente.

A su vez, Dolores Padierna Luna, dijo que es importante exigirle a los negociadores mexicanos que por ningún motivo cedan en aquellos temas que pueden ser perjudiciales para los empleos y economía de México.