Ante el incremento de 59.5 por ciento en el índice de  mortalidad entre los pacientes con cáncer colorrectal, senadores e integrantes de instituciones de asistencia privada llamaron a crear un frente contra este padecimiento y a fortalecer el trabajo de prevención, diagnóstico temprano y atención.

"Necesitamos crear un frente, no sólo contra el cáncer colorrectal, sino ante cualquier tipo de cáncer. El trabajo de prevención, diagnóstico temprano y atención son herramientas que debemos fomentar", aseguró el senador Francisco Salvador López Brito.

Francisco Freyría, director general de la Fundación Fomento de Desarrollo Teresa de Jesús, I.A.P (Futeje), indicó: "Sabemos que el cáncer colorrectal es una preocupación para el sistema de salud pública, y aunque este tipo de mal puede tener un mejor resultado de sobrevida, comparado con el de estómago o pulmón, no deja de llamar la atención el número de personas que fallecen por la enfermedad".

A fin de contribuir a combatir la enfermedad y a iniciativa del senador López Brito, presidente de la Comisión de Salud del Senado, el Congreso de la Unión determinó que el 31 de marzo sea declarado como "Día Nacional contra el Cáncer Colorrectal" en México.

"Sin duda, este es un gran resultado que demuestra que el trabajo conjunto, enfocado en el bienestar de las personas, y en específico de los pacientes que padecen cáncer colorrectal, trae consigo un beneficio global para afrontar este tipo de padecimiento", dijo María Teresa Zepeda, presidenta de la fundación.

La declaratoria se realizó después de analizar la gravedad del problema de salud pública que representa esta enfermedad en México, dentro del foro "Acceso a la Prevención, Diagnóstico y Tratamiento Oportuno de Cáncer Colorrectal en México", que organizó Futeje en colaboración con la Comisión de Salud del Senado.

Los datos, presentes en el dictamen aprobado por las comisiones unidas de Salud y de Estudios Legislativos, muestran que en 2012 fallecieron cuatro mil 694 personas, y en 2015, el número de muertes alcanzó la cifra de siete mil 485 pacientes, lo que significa un incremento de 59.5% entre dichos años.

Expertos y legisladores detallaron que la carga de la enfermedad provoca una pérdida anual de 165 mil 342 años de vida ajustados por discapacidad, es decir, las personas con esta enfermedad fallecen prematuramente y en edades productivas, y las personas que logran sobrevivir, presentan limitaciones para realizar sus actividades.

Explicaron que uno de cada dos pacientes es diagnosticado con cáncer colorrectal cuando la enfermedad ya se ubica en una etapa avanzada, debido a diagnósticos deficientes, ya que suele confundirse con otras enfermedades como colitis, gastritis o hemorroides.

Debido a ello, se lee en el dictamen, es recomendable que a partir de los 50 años las personas se sometan periódicamente a estudios, como colposcopia, para determinar si existe sangre oculta en heces. De haber factores de riesgo, se aconseja practicarlos cada dos o tres años para evitar que la enfermedad avance.

En conclusión, Freyría subrayó: "Debemos ser conscientes que el cáncer colorrectal, al igual que otros tipos de cáncer, necesita recursos para su atención".

Hoy, pese a ser un cáncer agresivo, más del 80% de los pacientes detectados oportunamente con este mal se salvan, gracias a una atención integral, la cual puede costar hasta 170 mil pesos, y que, sin un apoyo externo, no será sencillo enfrentar.